2014-12-07 21:12 FC Barcelona Por: Administrador

Florentino Pérez reacciona demasiado tarde contra los insultos al Barça



Joan Tubau

En el Bernabéu no se exhibe una pancarta sin el visto bueno de Florentino Pérez. En el Bernabéu no puede suceder nada sin que antes el "ser superior" haya dado su bendición. Por eso, la exhibición de mala educación que ha dado el Bernabéu en los últimos años con insultos vejatorios contra el Barça, sus jugadores y Catalunya, coreados por miles de gargantas, y no por cuatro gatos, han contado con el visto bueno del presidente del Real Madrid y de los medios de comunicación afines a su causa, que los han silenciado de forma sistemática.



El hecho era escandaloso, porque hasta en las transmisiones televisivas era imposible ocultar el contenido de los insultos que retumbaban hasta ahora en el Bernabéu. Y Florentino no movió un dedo. Quien calla otorga y demuestra que, a lo mejor, comparte el contenido de los cánticos y ha aceptado ser cómplice de ellos. Incluso cuando el autocar del Real Madrid llega al Bernabéu antes de un clásico, millares de aficionados madridistas se arremolinan en torno a él para animar a sus jugadores con el "entrañable" "Puta Barça, puta Catalunya", "Messi subnormal", "Piqué, maricón" o "Shakira es una... " o "Ser del Barça es ser un subnormal". Alguien les ha enseñado a actuar así. A alguien les ha interesado educarles por esta vía. Nadie, al menos, hizo nada para evitarlo.

Eso ha ocurrido una, dos y tres mil veces sin que Florentino Pérez se inmutara. Han llegado quejas de asociaciones de discapacitados... Ni caso. Tuvo que llegar la UEFA y cerrar un sector del Bernabéu desde donde se proferían gritos racistas y se exhibían banderas nazis. Y ahora, tras la muerte de un aficionado, la LFP le ha dicho a Florentino Pérez "¡Basta!" Y ahora sí, ahora Florentino Pérez ha descubierto de la noche a la mañana que en su club hay un pequeño grupo de energúmenos que dice cosas inconvenientes en los partidos que disputa el Real Madrid en el Bernabéu. Y lo ha descubierto porque la LFP le ha llamado al orden, no porque lo haya oído él y haya decidido actuar. Él no se había enterado. Ni él ni sus mariachis mediáticos, los mismos que saltan cuando alguien dice algo de Cristiano Ronaldo.

Ahora Florentino Pérez limpia su conciencia haciendo pública la expulsión inmediata del club de 17 aficionados. Y asunto resuelto. Demasiado tarde. Hubiera quedado mucho mejor Pérez hubiera tomado esa decisión sin que nadie le obligara. Ahora ya está retratado como cómplice de la mala educación del Bernabéu. Son demasiados años consintiendo lo que ha consentido para que ahora quiera hacerse pasar por valedor de los buenos modales. Florentino Pérez es el responsable de los insultos que durante años y años y años se han lanzado desde el Bernabéu al Barça y a Catalunya con megáfonos incluidos. Y su pecado no será perdonado porque ahora expulse del club a 17 abonados indeseables. ¿Por qué no los buscó antes? De cualquier forma, el problema del Bernabéu, después de tantos años de abono a la mala educación, no es de 17 personas. Lo que se oye en ese recinto no es cosa de 17. En todo caso serán 17.000. Y que el problema haya llegado a este punto sólo tiene un responsable: Florentino Pérez.



Qué triste que tenga que ser la UEFA y la LFP quien enseñe educación a Florentino Pérez y le obligue actuar. Afortunadamente, han intervenido, porque si estamos esperando a que Florentino Pérez ponga solución al tema...

Y aún se quiere hacer pasar como el enemigo público de los violentos. Será de los violentos del prójimo.

 


Deja tu Comentario