2011-05-02 11:05 Real Madrid Por: Administrador

Florentino quiere enterrar el hacha de guerra con Rosell



Pese al gran enfrentamiento deportivo y extradeportivo que viven actualmente Real Madrid y FC Barcelona, el presidente blanco Florentino Pérez quiere dejar de un lado las diferencias y evitar que se produzcan nuevos conflictos.

Tras interponerese ambos clubes demandas por incidentes en el partido de ida de las semifinales de la Champions, parecía que las relaciones entre clubes estaban completamente rotas, pero el presidente azulgrana Sandro Rosell  aseguró el pasado sábado que habrá comida de directivas antes del partido de vuelta. "Una cosa es la institución y otra las personas. Hay que llamar al civismo, al respeto entre las aficiones y que nunca pasa algo que no sea jugar dentro del campo. Sobre todo dejarnos de provocar", dijo el presidente azulgrana tras la derrota de su equipo en Anoeta.

El que tampoco quiere generar más polémica es Florentino Pérez, consciente de que los últimos acontecimientos dañan la imagen de ambos clubes. Es por ello que dejará de un lado sus diferencias con su homólogo azulgrana para actuar con su habitual diplomacia durante su estancia en Barcelona. Según informa El Confidencial, el presidente blanco ha pedido normalidad a sus directivos, que actúen con la máxima cordialidad posible para pasar página y olvidar el reciente e incómodo episodio. Tal y como suele realizar, Florentino acudirá con diez de sus directivos a la comida dejando a un lado lo que dictamine la UEFA.


Deja tu Comentario