2017-01-02 19:01 FC Barcelona Por: Administrador

El fracaso de Guardiola lo pagará Txiki Begiristain



Pep Guardiola camina sobre el alambre en la Premier League. El Manchester City, equipo al que entrena desde verano, no acaba de carburar, y ahora mismo está alejado del liderato, que domina con solvencia el Chelsea de Conte. El catalán empezó como un tiro con diez victorias consecutivas, pero la gasolina parece que se le ha acabado antes de tiempo a los ‘citizens’. Hay muchas dudas en la forma de jugar y en los métodos que plantea Guardiola, pero la prensa inglesa tampoco se olvida de la secretaría técnica. Txiki Begiristain, director de fútbol del conjunto de Manchester, está siendo muy cuestionado. Recibe palos por doquier, ya que su eficacia en el cargo deja mucho que desear. Tiene recursos casi ilimitados, gracias a los petrodólares de los jeques, y aún así los fichajes no están dando la talla. La valía de Txiki para ese cargo ya es tema de debate en Inglaterra. Si Pep no lo hace bien, la primera cabeza que rodará será la de Begiristain.

Los fichajes de Txiki no le sirven al City

El Manchester City se gastó más de 200 millones de euros este verano. Txiki quiso contentar a Guardiola con nuevos jugadores, pero la mayoría ni siquiera cuentan para el técnico catalán. Stones costó 55 millones, pero después de ser titular indiscutible en las primeras jornadas, va perdiendo su sitio, cuestionado por sus malas actuaciones. Lo mismo que Bravo. El chileno dejó el Barça por 18 millones y, aunque se mantiene de titular, todos los seguidores del City echan de menos a Hart, ya que va de cantada en cantada. Sané y Nolito, que costaron 55 y 18 millones respectivamente, son suplentes. El andaluz pudo irse al Barça, pero ahora ve como ni siquiera juega en su nuevo equipo. Gundogan (27 millones) era el que más presencia tenía, pero una fatídica lesión le ha dejado fuera de juego. Esperando a Gabriel Jesús en enero, otros 32 kilos, el City juega ahora mismo con los mismos hombres que la temporada pasada. Algo falla, y eso puede ser culpa de Txiki.

Deja tu Comentario