2013-11-19 12:11 Real Madrid Por: Administrador

Francia se agarra a la magia de Benzema



Carlos Muñiz

El Francia-Ucrania de esta noche en Saint Denis va a ser dramático. Francia necesita remontar un 2-0 para estar en la fase final del Mundial en Brasil. Un gol de los ucranianos obligaría a los bleus a marcar cuatro. Es precio apuntalar bien la defensa. Y para eso cuenta Deschamps con el madridista Raphael Varane si finalmente consigue superar sus molestias en la rodilla que no le permitieron jugar en la ida, y afinar bien la puntería ante el marco contrario. Y ahí estará otro madridista, Karim Benzema. Francia se pone en manos del Real Madrid.



No hay que olvidar que Francia ya acudió al Mundial de Sudáfrica gracias a un gol conseguido por Thierry Henry con la mano de forma escandalosa en la prórroga de otra repesca ante Irlanda. Ya en el partido de ida Ucrania supo jugarle a Francia esperándola atrás y buscando la sorpresa en el contragolpe. Le salió bien. Y hoy intentará repetir la experiencia. Aunque esta vez Francia jugará con el ambiente a favor, con Ribéry y con Benzema. Dos argumentos de peso para soñar en la remontada.

Deschamps  jugará con un 4-3-3, Benzema le quita el sitio a Giroud y formará parte de una delantera que completarán Valbuena y Ribéry El madridismo seguirá con interés el partido porque un triunfo francés implicaría un subidón anímico para sus dos jugadores de cara a lo que resta de temporada.

 
 

Los ucranianos llevan doce partidos invictos

Ucrania lleva doce partidos



sin perder pero, siendo el coanfitrión de la Eurocopa-2012, Francia le eliminó al derrotarle en la liguilla (2-0). Los 'bleus', de no clasificarse, sufrirían un duro golpe ya que no han faltado a ninguno de los cuatro Mundiales anteriores desde 1998

El madridista nunca ha ido a un Mundial

Didier Deschamps casi con toda seguridad recuperará el 4-4-2 para este partido a cara o cruz. Olivier Giroud ha jugado los últimos partidos de titular como único delantero, pero hoy todo apunta a que jugará junto a Karim Benzema. El madridista nunca ha dado lo mejor de sí mismo en la selección francesa y el pasado 11 de octubre, ante Australia (6-0), puso fin a 1.222 minutos (más de 13 partidos) sin marcar. Con 25 años, está ante la ocasión de jugar su primer Mundial


Deja tu Comentario