2012-05-16 08:05 FC Barcelona Por: Administrador

Ganar un título es una "gesta superlativa" para el Madrid



La interpretación que el presidente Pérez Rodríguez hace del triunfo del Real Madrid en la Liga pasa por  "una gesta superlativa, que tardará muchos años en poderse igualar o superar". Más o menos lo mismo que dijo el año pasado sobre la "gesta superlativa" de Cristiano Ronaldo rompiendo todos los registros y marcando 41 goles. Doce meses más tarde Messi ha dejado en pañales "la "gesta superlativa de Cristiano que tardará muchos años en poderse igualar o superar". Y no con 42 goles. ¡Con 50!

Las gestas sirven para presumir puntualmente de ellas, pero están expuestas a ser rebajadas al grado de vulgaridad. Y siempre acaban superándose. De hecho, si el Barça llegó el año pasado a 99 puntos, no parece que conseguir uno más deba ser considerado como inalcanzable para los demás. Sin ir más lejos, este mismo año se podrían haber conseguido si el villarato blanco no hubiera actuado con tanta contundencia y determinación contra el Barcelona.



El presidente Pérez, lamentablemente para él, intenta sacar pecho después de su travesía en el desierto de abstinencia total de títulos. Le gustaría presumir de La Décima, que ese es su gran objetivo, pero no puede. Le gustaría presentarse ante los suyos con un Real Madrid como campeón de todo, como el Barça, pero Mourinho y su talonario no dan para más. Así que a falta de pan, buenas son tortas. Por eso ha celebrado el presidente con tanta intensidad su título del año, en singular. 2 títulos sobre 10 posibles en tres años indican que el Madrid de Florentino está en crisis. Como en crisis está Bankia, el valedor de todos los caprichos del presidente blanco, y como en crisis está ACS. Y si no, que se lo pregunten a los March, a quienes las "gestas superlativas del Madrid" les traen sin cuidado y andan preocupados por la situación ruinosa a la que  el "ser superior" ha llevado a su empresa.

El presidente Pérez habla de "un equipo de leyenda" que sólo ha sido capaz de ganar un título en un año. ¿En qué términos hablaría si su equipo hubiera ganado 13 sobre 17 competiciones, como el de Guardiola? ¿Se tiraría por un balcón si el Madrid pudiera imitar al Barça ganando seis títulos, todos por los que ha competido en una temporada? Dice el presidente blanco que el pasado año, cuando el club ofreció la maravillosa Copa del Rey a la afición, prometieron volver con más títulos, en plural. Y especialmente con La Décima. Es la manera de convertir un trabajo en superlativo, adornándolo de triunfos en plural. Porque lo de los 100 puntos es tan importante como el sexto gol de un partido que se está ganando por 5-0. Pero el presidente Pérez tiene que agarrarse a algo.

De momento Esperanza Aguirre da por ganada la próxima Supercopa y Ana Botella dice que el año que viene volverán con La Décima. Son así. Luego se tienen que conformar con la migajas y lo venden como "superlativas". Se venden bien. Hasta la alcaldesa madrileña, la que disfrutó con el 1-3 del Barça en el Bernabéu, agradece a Mourinho sus dos títulos en dos años de trabajo. Debe pensar que eso es muchísimo. Normal, hace 10 años que el Madrid no pinta nada en Europa. Hay jóvenes que ya se afeitan que no han visto al Madrid levantar la orejona. Y en ese tiempo sí han visto cómo el Barça ganaba tres. Hay que entender que en los tiempos que corren dos títulos en dos años sean una "gestar superlativa" en la Casa Blanca. Igual les da por pensar que eso da derecho a decir que se ha iniciado un ciclo. Son capaces.
 
Hace bien poco el Barça presumía de "gestas superlativas" con el slogan de "Copa, Liga y Champions". Florentino no tiene más remedio que echar mano de la historia que otros escribieron para presumir en un rótulo bien grande de "32 ligas". Efectivamente, hay que echar mano de las 31 que ganaron otros en el pasado, porque con la de Mourinho no da para grandes euforias.
 
 
 

 

Deja tu Comentario