2014-04-18 18:04 Real Madrid Por: Administrador

Gareth Bale, una bala anda suelta a 34,7 kilómetros por hora



Carlos Muñiz

No estaba Cristiano Ronaldo y el Real Madrid necesitaba que Gareth Bale supliera al portugués. ¡Y vaya cómo lo hizo! Cuando más lo necesitaba su equipo, se arremangó, se hizo con un balón en el centro del campo y en una auténtica carrera de obstáculos se plantó ante Pinto para fusilarle el gol que le conducía a la gloria por debajo de las piernas. Pero lo difícil no era colarle el gol a Pinto entre las piernas. Lo complicado era plantarse ante él superando la oposición de Bartra, el empujón que le dio y recuperando la verticalidad perdida en la carrera.



El golazo del galés ha dado la vuelta al mundo. No se habla de otra cosa en los cinco continentes. Y en Inglaterra, muy aficionados a los estudios, se han detenido a analizar la jugada y han concluido en que Bale alcanzó una velocidad de 34,7 kilómetros por hora. Un registro que, según los ingleses, sólo ha sido superado  hasta ahora en el mundo del fútbol por el jugador del Manchester United Valencia, que llegó a alcanzar los 35,1 kilómetros por hora.

Usain Bolt, el rey absoluto de la velocidad en el mundo, corre sus pruebas de 100 y 200 metros a una velocidad aproximada de 44 kilómetros por hora. Pero la diferencia entre las carreras de Bolt y la que ayer protagonizó el crack madridista es que mientras el jamaicano corre sin más preocupación que llegar a la meta antes que los demás, Bale tuvo que sobreponerse a un empujón de Bartra que le sacó del campo y tuvo que enderezar el rumbo para ganar la verticalidad sobre Pinto. Y, para acabarlo de arreglar, mientras Usain Bolt  tiene el terreno despejado, Bale tenía que correr empujando el balón y pensando en lo que tenía que hacer cuando se contrara cara a cara con Pinto. No era una carrera de velocidad, era una carrera de obstáculos.

Bale ha justificado los 91 millones que costó. Se le fichó para que resolviera partidos como el de ayer y no ha fallado. ha superado con éxito todos los problemas físicos que ha sufrido por no haber podido hacer la pretemporada con sus compañeros y ahora está empezando a demostrar que su fichaje ha sido barato. Se cuestionaron los 91 millones porque no había ganado nada ni había tenido un papel relevante a nivel internacional. Pero es que el Real Madrid no compra títulos. Compra jugadores para que ganen los títulos vestidos de blanco. El primero ya ha caído.




Deja tu Comentario