2016-10-10 22:10 FC Barcelona Por: Administrador

El gesto de Sergio Ramos que nunca olvidará Piqué



Sergio Portales Gerard Piqué dejó a sus compañeros de selección helados al término del Albania-España de anoche. A Piqué le faltó tiempo al acabar el partido para echarle un vistazo a su móvil y comprobar el lío que se había organizado por su tijeretazo a las mangas de su camiseta. Sus amigos le habían puesto en sobreaviso de la polémica que se estaba viviendo en España y le bastó echar un vistazo a twitter para comprender lo que estaba pasando. Fue entonces cuando decidió decir: "¡basta!". Visiblemente alterado pidió la camiseta de Sergio Ramos para presentarla ante la prensa como prueba de su inocencia ante el cúmulo de barbaridades que se estaban diciendo sobre él. Salió y le explicó a los medios de comunicación su intención de ponerle fecha de caducidad en su vida a la selección española. Y volvió al vestuario. Fue entonces cuando Sergio Ramos se acercó a él. Sergio Ramos, su compañero entrañable de selección y su enemigo irreconciliable a nivel de clubs. Le puso una mano en el hombro e intentó calmarle. Le dijo que él conoce muy bien la situación y que está permanentemente sometida a ella tanto en el Real Madrid como en la selección, por muchos goles decisivos que marque en el minuto 93. Y le pidió que no se precipite, que La Roja le necesita y que cuenta con el apoyo de todos sus compañeros. Piqué le escuchó y le agradeció sus palabras de ánimo, aunque le advirtió que no era una decisión tomada en caliente, que hacía meses que venía meditándola y que sólo necesitaba otra muestra más del acoso al que se siente sometido para hacerla pública. Y eso es lo que hizo. Pero a Piqué le llegaron al fondo de su corazón las palabras de Sergio Ramos y ese gesto de compañerismo que nunca olvidará.

Deja tu Comentario