2016-12-07 19:12 FC Barcelona Por: Administrador

El gol sucio y tramposo de Sergio Ramos en el clásico del Camp Nou



La artillería pesada que Florentino Pérez tiene repartida por los diferentes medios madridistas distribuidos por la capital con alcance para toda España, se ha encargado de martillear a la población con el parcial arbitraje de Clos Gómez a favor del FC Barcelona y en contra del Real Madrid en el pasado clásico. Los sesudos analistas descubrieron que Luis Suárez estaba 12 centímetros en fuera de juego en el gol del Barça, y que el árbitro se tragó hasta cuatro penaltis favorables al Real Madrid (por ahí basa el Real Madrid su grandeza, a base de penaltis). Y, por supuesto, las flagrantes manos de Carvajal y Sergio Ramos dentro del área, desviando la trayectoria del balón fueron "involuntarias". Así se escribe la historia. Siempre de acuerdo a lo que más le convenga al Real Madrid. Poco se entretuvieron en analizar el gol de Sergio Ramos en el minuto 90. Era tal la euforia desatada por tamaño alegrón que no valía la pena profundizar. Mejor quedarse en la superficie y elevar a los altares a Sergio Ramos por su nueva hazaña. ¡Y todos contentos! Sin embargo, pasados unos dias, llega el periodo de reflexión y análisis. Y las redes sociales han descubierto las trampas del sucio gol del Real Madrid en el Camp Nou. Más falso que un duro sevillano. Un gol que nunca debió subir al marcador y que ha servido para falsear la competición, como de costumbre, a favor del Real Madrid. Y Clos Gómez, el perverso Clos Gómez, ejerciendo de cómplice del madridismo. Al final va a resultar que el que jugó con doce fue el Real Madrid.

El gol tramposo de Ramos que clama al cielo

Os invitamos a ver repetido el gol de Sergio Ramos con calma. Allí veréis la marrullería Lucas Vázquez, el peón útil que sólo sirve para molestar. Primero, con la colaboración de Varane, empuja a Arda Turan y luego se va con Piqué a molestarle para que no pueda saltar a por el balón. Y luego Sergio Ramos remata la faena pisando a Mascherano y haciéndole perder el equilibrio para quedar solo y sin oposición esperando el balón. Así de sucio y tramposo fue el gol del Real Madrid en el Camp Nou. El señorío queda para otras épocas. Ahora vale todo, hasta las trampas con la bendición del arbitro.

Deja tu Comentario