2012-02-18 23:02 Real Madrid Por: Administrador

Goleada pensando en la Champions y a dormir con +13 (4-0)



El Madrid puso la directa desde el minuto uno. Los blancos no querían sufrir ni hacer padecer a los aficionados que se habían dado cita en el Santiago Bernabéu como en los últimos tres partidos. No había que dar opciones al Racing de Santander, y así, en el minuto cinco de partido, con muchos aficionados todavía ocupando su localidad, Cristiano no faltaba a su cita con el gol. El portugués se aprovechaba de una jugada de Ricardo Kaká, para en el segundo palo rematar a placer con la testa y poner el primero. El guión se cumplía desde muy temprano.

El monólogo blanco de la primera mitad era clarividente, pero el paso de los minutos dio demasiada tranquilidad a los jugadores blancos, que vieron como el Racing de Santander creó alguna que otra jugada de peligro sobre el marco de Iker Casillas, pero simplemente eran jugadas aisladas. El gran peligro era blanco. Cristiano y compañía disfrutaban de innumerables ocasiones, pero el segundo tanto no llegaba.



En el minuto 38 de la primera mitad llegaría una de las jugadas polémicas del partido, la expulsión de Domingo Cisma. Balón que centra Cristiano Ronaldo desde la derecha y el zaguero del equipo cántabro toca con las manos, desviando la trayectoria del esférico y ganándose a pulso la segunda cartulina amarilla. Si con once parecía complicado que el Racing remontara, con diez el envite era imposible, y más teniendo en cuenta que el Madrid no bajaba el pie del acelerador. Con el equipo volcado llegaría el segundo al filo del término de la primera parte. Falta en las inmediaciones del área visitante que pone entre líneas Xabi Alonso para que Karim Benzema -en situación dudosa- picara el balón ante Toño y en la línea de gol, entre Bernardo y Ramos pusieran el balón en el fondo de la red. Tranquilidad ante de enfilar la bocana de vestuarios.

Todo parecía hecho. Jugando con diez y con el marcador 2-0 a favor, el Madrid puso calma a su juego, pensando en el partido del próximo martes ante el CSKA de Moscú en los octavos de final de la Champions League. El desgaste era injustificado, los jugadores lo sabía, pero pese a este hecho, no faltarían las ocasiones de engordar el marcador. Así, en el minuto 62 volvía a encontrarse con la afición del Bernabéu Ángel Di María, quién solo tardaría diez minutos en firmar una obra de arte y anotar el tercero de la noche. El argentino recibió un balón en el franco derecho del ataque blanco, encaró a Torrejón, le dejó roto, se perfiló en la frontal, colocando el balón en el palo largo, haciendo imposible la estirada de Toño y anotando un tanto que a buen seguro se cuela entre los mejores de la jornada.

El Madrid no se relajó y lo siguió intentando. El equipo quería más, y al filo del final Benzema redondeó la goleada con el cuarto tanto. Pero el partido no sería redondo. Di María tuvo que abandonar el terreno de jeugo antes del final, aquejándose del muslo derecho, algo que hace preocupar al madrismo, pero hab´ra que esperar un diagnóstico.



Así, esta victoria pone aún más cerca el ansiado título liguero, colocándose los blancos trece puntos por encima de su más inmediato rival, el Barcelona, que jugará este domingo a las 21:30 ante el Valencia en el Camp Nou.


Deja tu Comentario