2015-07-17 21:07 FC Barcelona Por: Administrador

Golpe bajo de Guardiola a Laporta: "Que gane el mejor"



Joan Tubau

Joan Laporta dudó mucho antes de tomar la decisión de presentarse a las elecciones a la presidencia del FC Barcelona. Finalmente decidió dar el paso consciente de que el apoyo de Johan Cruyff y Pep Guardiola, sumado a la presencia de Eric Abidal y a su capacidad de enganche con su carisma y personalidad, serían suficientes para acabar con el reinado de Bartomeu. Sin embargo, las encuestas le dicen que Bartomeu tiene la victoria en el bolsillo.



Y ha reaccionado en las últimas horas endureciendo su discurso contra Bartomeu -demasiado tarde- y prometiendo a Paul Pogba con la misma convicción que hace doce años prometió a David Beckham. A Laporta le queda el mal sabor de boca de haber desarrollado una campaña poco preparada y mal asesorada. Nada que ver con la de 2003. La diferencia es que en aquella época navegaban en su barco muchos pesos pesados con la idea de "dedicar al Barça los mejores años de nuestras vidas". Esta vez, los que navegan en su barco lo hacen esperando un sueldo. Y el talento y la capacidad mostrados en 2003 no se han visto por ningún lado en 2015. Todo muy amateur fiando la suerte del proyecto al carisma del líder. Y detrás del líder, nada. Sólo Cruyff, ya en edad de jubilado.

Sin embargo, a pesar de todos los defectos de forma que han adornado su campaña, Laporta habría hecho lo suficiente para ganar si Pep Guardiola, que no se habla ni con Bartomeu ni con Rosell, hubiera puesto algo de su parte a su favor. No lo ha hecho y Laporta se siente traicionado. Preguntado hoy en rueda de prensa por las elecciones del Barça, Pep ha dicho: "que gane el mejor". Un golpe bajo a la línea de flotación de la candidatura de Joan Laporta, que esperaba el bombazo del apoyo incondicional de Pep en la jornada de reflexión.

Pero Pep no se casa con nadie. Ni siquiera con sus amigos del alma.




PUBLICIDAD
 

Deja tu Comentario