2014-04-05 21:04 Real Madrid Por: Administrador

Golpe de campeón en Anoeta (0-4)



J.N.

Partido difícil, sobre el papel el más que difícil que le restaba en lo que queda de Liga, para un Real Madrid que ha salido de Anoeta como un campeón, endosándole un 0-4 al mismo equipo que hace poco más de un mes derrotó al Barcelona en este mismo escenario por 3-2.



En la primera parte, los blancos han tenido el control del juego y han mantenido a raya a la Real Sociedad, salvo en una ocasión de Griezmann, pero las oportunidades han sido escasas para ambos equipos. El Real Madrid se sabía superior, pero no lograba en ningún momento inquietar a Claudio Bravo.

En la segunda parte el paisaje del partido cambió por completo y llegaron los goles blancos. Y, cosas del destino, Illarramendi fue quien abrió el camino del triunfo para el Real Madrid anotando el 0-1, que no celebró por respeto a su antiguo equipo y a su antigua afición, que le silbó durante todo el encuentro.  El gol ha dado alas al Real Madrid, que lejos de conformarse y defender su ventaja, ha acabado imponiendo su rodillo ante una Real que ha acabado claudicando ante el poderío físico blanco.

La ausencia de Cristiano Ronaldo no ha sido acusada por el equipo de Ancelotti, que ha jugado más como bloque. Y la prueba es que los cuatro goles que ha anotado hoy han sido logrados por cuatro jugadores diferentes. El 0-2 lo puso Gareth Bale aprovechando un despiste de la zaga donostiarra. Vio a Claudio Bravo descolocado y desde 30 metros le lanzó un zapatazo al que no llegó el meta realista.



El 0-3 lo pondría Pepe culminando una cesión de Sergio Ramos de cabeza a la salida de un corner. Este Madrid está tan bien trabajado que hasta los dos centrales son capaces de elaborar y culminar una jugada de gol. Ancelotti dio entrada a Morata y éste se lo agradeció anotando el cuarto gol que dedicó a Jesé.

Por si alguno todavía tenía dudas, el Real Madrid sale de Anoeta como un campeón. Goleando a lo grande en el partido más complicado que le deparaba el calendario. Lastimosamente, sigue dependiendo de los errores de los demás simplemente porque dos arbitrajes desagraciados en sus dos enfrentamientos con el Barcelona cambiaron el signo de unos resultados que debieron ser favorables. El Real Madrid debería tener seis puntos mas y el Barça seis puntos menos. Los árbitros se encargaron de pastelear la competición en el Cam p Nou y en el Bernabéu, pero no podrán impedir que la imagen que ha dado el Real Madrid a lo largo de la competición es la del auténtico campeón. La prueba, hoy en Anoeta.


Deja tu Comentario