2015-05-23 20:05 FC Barcelona Por: Administrador

Gritos de "campeones", gritos de "Xavi" y gritos de "tongo" (2-2)



Pedro Riaño

"Campeones", "Campions" o "Campeolones", como ustedes quieran. El Barça ha cantado el alirón, ha despedido a Xavi por todo lo alto y ha recibido el trofeo que el acredita como el mejor equipo de la Liga española por séptima vez en los últimos once años. Al Barça le quedaban tres partidos para culminar una temporada brillante, pero todos hablaban de dos finales. El partido de hoy era simplemente un trámite. Tampoco Messi ha mostrado especial interés por hincharse a marcar goles para quitarle a Cristiano Ronaldo el Pichichi. A estas alturas de su carrera los títulos menores ya no le motivan. Pero aún así, acaba la Liga como campeón y con 43 goles en su haber. Ahí queda eso. Goles que han servido de mucho, goles que convierten a un equipo en campeón.



Hoy Leo Messi ha marcado dos goles. En realidad han sido tres, porque el árbitro le ha anulado uno por un fuera de juego que sólo ha visto él.  Pero era igual. El primero lo ha iniciado él y lo ha culminado él. El segundo se lo ha regalado Neymar y sólo ha tenido que empujar el balón al fondo de la red, como suele hacer Cristiano Ronaldo en la mayoría de sus goles. El partido parecía sentenciado, pero el Depor ha respondido con dos goles ante la pasividad de un Barça más pendiente de la fiesta posterior. Los jugadores miraban a la primera fila pendientes de sus hijos para sacarlos al césped en cuanto acabara el partido.

Y el encuentro, que empezó con gritos de "Xavi, Xavi" y de "Campeones, campeones", acabó con otros bien diferentes que habalaban de "tongo". Cuesta creerlo. Pero lo ha parecido. Aunque tampoco se les puede exigir a estos jugadores una concentración que reservan en exclusiva para la final de Copa y la final de la Champions League. Hasta Luis Enrique se ha sumado al ambiente festivo con una alineación festiva: Messi, Neymar y nueve suplentes.

El partido ha sido malo de solmnidad, pero eso era lo de menos. A este Barça no se le puede juzgar por el partido de hoy, sino por su trayectoria espectacular de toda la temporada. Vermaelen ha recibido sus primeros aplausos como jugador barcelonista. Hasta Douglas, que ha salido en la segunda mitad, ha sido ovacionado. Hoy era día de ovaciones. De celebraciones. El Depor se ha unido a ellas. En su día le regaló una Liga al FC Barcelona fallando Djukic ante el Valencia un penalti en el último minuto de la competición. Hoy el Barça le ha devuelto el favor. El Depor sigue en Primera gracias al empate que ha sacado del Camp Nou. En paz.



Y luego fiesta. Luis Enrique, Iniesta, Xavi. Sobre todo Xavi. El Camp Nou le ha despedido como se despide a los grandes. Como merecía el mejor futbolista español de todos los tiempos.


Deja tu Comentario