2016-09-10 14:09 FC Barcelona Por: Administrador

Guardiola convierte al United de Mourinho en una banda casposa



Pedro Riaño Le preguntaban a Pep Guardiola en las horas previas del United-City sobre sus objetivos con su nuevo equipo: "Jugar bien", fue la respuesta. Le contaron a Mourinho lo que había dicho Pep y éste añadió: "Jugar bien consiste en meter un gol más que el rival y encajar un gol menos". No es así exactamente, pero hoy, en el primer cara a cara de Mourinho y Manchester City's Argentinian defender Nicolas Otamendi (C) attempts to shoot as Manchester United's Ivorian defender Eric Bailly (L) defends and Manchester United's Spanish goalkeeper David de Gea (R) dives during the English Premier League football match between Manchester United and Manchester City at Old Trafford in Manchester, north west England, on September 10, 2016. / AFP / Oli SCARFF / RESTRICTED TO EDITORIAL USE. No use with unauthorized audio, video, data, fixture lists, club/league logos or 'live' services. Online in-match use limited to 75 images, no video emulation. No use in betting, games or single club/league/player publications.  /         (Photo credit should read OLI SCARFF/AFP/Getty Images) en la Premier League el Manchester United de Mourinho ha jugado mal. Porque ha marcado un gol menos que su rival y ha encajado un gol más y, también, porque su fútbol troglodita, rústico y previsible ha sucumbido ante un rival que sabía a qué jugaba y cómo enfilar el camino de la victoria.  

El Manchester United de Mourinho es una banda

El Manchester United de Mourinho es una banda. Como lo eran el Oporto, el Inter, el Chelsea o el Real Madrid. La diferencia entre todos ellos es que en el Real Madrid Mourinho tenía a Cristiano Ronaldo, a Benzema, a Di María, a Xabi Alonso, a Sergio Ramos. en el Oporto tenía a Deco y en el Inter a un Ibrahimovic todavía veinteañeros... Y las carencias tácticas se superaban con el talento individual. Se nos había vendido el Manchester United-Manchester City como el nuevo clásico del fútbol mundial. Nada que ver. Mucho dinero en el campo, pero poco talento. FC Barcelona y Real Madrid aportan al espectáculo bastante más que el City y el United. Al menos hasta el día de hoy, los entrenadores ni marcan goles ni dan espectáculo... aunque lo intenten. Aquí, en la Premier, no hay Messis, Cristianos, Bales, Neymars, Suárez, Modrics o Iniestas. La comparación, más que odiosa, es insultante. Manchester City's Spanish manager Pep Guardiola and his players celebrate on the pitch after the English Premier League football match between Manchester United and Manchester City at Old Trafford in Manchester, north west England, on September 10, 2016. Pep Guardiola savoured a derby success over arch-rival Jose Mourinho on Saturday as Manchester City beat Manchester United 2-1 in an engrossing Premier League clash.  / AFP / Oli SCARFF / RESTRICTED TO EDITORIAL USE. No use with unauthorized audio, video, data, fixture lists, club/league logos or 'live' services. Online in-match use limited to 75 images, no video emulation. No use in betting, games or single club/league/player publications.  /         (Photo credit should read OLI SCARFF/AFP/Getty Images) El City se ha presentado en el derbi de Manchester sin Agüero. Es tanto como decir que el Barça juega sin Messi, el Real Madrid sin Cristiano o el United sin... Bueno, en el United no tienen a nadie de ese nivel. Ibrahimovic, el pobre, da pena a su edad. Sucio y marrullero. Y Pogba, el de los 120 millones, sumido en la mediocridad del resto. Mal Mourinho por exigirlo y peor todavía por no saber sacar rendimiento a un futbolista que ha costado 120 millones. Hoy Pogba no ha hecho absolutamente nada.

Baño del City al United

La primera parte ha sido un auténtico baño del City al United entre los gritos de "olé" y "olé" de los aficionados visitantes festejando las combinaciones de los suyos ante un United descompuesto que no encontraba la manera de quitarle el balón al rival. El City de Guardiola jugaba y el United de Mourinho miraba. Hay que agradecerle al menos a Mourinho que ha evolucionado respecto a su pasado madridista. Ahora ya no envía a sus jugadores a repartir hachazos cuando no saben imponerse por la vía técnica. Aún así, el ciclo de Mourinho ya ha pasado. No evoluciona. El fútbol del patadón ya ha pasado a la historia y ahora se juega de otra manera. El control del balón, absoluto del City, ha servido para agotar a los "reds", que iban como corderos degollados persiguiendo una pelota que nunca alcanzaban. Pasan los años y Mourinho sigue sin encontrar soluciones para eso. Se entiende que sobre 17 partidos sólo tres veces haya conseguido ganar a Guardiola. No sabe. Y cada vez sabe menos. El City se adelantó con dos goles de De Bruyne y de Ihenacho y se mascaba la tragedia. Por momentos parecía que estábamos viendo el 5-0 con el que Mourinho se estrenó en el Camp Nou como entrenador del Real Madrid. Y el partido de hoy ha sido como casi todos los anteriores. Siempre gana Guardiola, seguramente porque sabe más y es mejor. Ell United ha empatado a poco del descanso por medio de Ibrahimovic, aprovechando un fallo de Bravo,  y en la segunda mitad, a base de coraje, el equipo de Mourinho ha plantado cara, aunque con más voluntad que acierto. Aún así, las mejores ocasiones han sido del City también tras el descanso. Manchester City's Spanish midfielder Nolito (R) vies with Manchester United's Ivorian defender Eric Bailly (L) during the English Premier League football match between Manchester United and Manchester City at Old Trafford in Manchester, north west England, on September 10, 2016. / AFP / Oli SCARFF / RESTRICTED TO EDITORIAL USE. No use with unauthorized audio, video, data, fixture lists, club/league logos or 'live' services. Online in-match use limited to 75 images, no video emulation. No use in betting, games or single club/league/player publications.  /         (Photo credit should read OLI SCARFF/AFP/Getty Images) El primer clásico Mou-Pep en la Premier acabado con 1-2 para el catalán y ha dejado claro que las fuerzas entre los dos técnicos no están parejas, Guardiola progresa adecuadamente mientras le portugués se queda estancado. Y eso que el United presentaba a Ibrahimovic y Pogba como inversión en fichajes frente a los Nolito, Sané y Bravo del City. Mucha diferencia de cotización y de salarios. Pero no siempre gana el más rico. Que se lo pregunten a Mourinho. Ha sido patético ver al United atrás esperando a ver qué hacían Silva y compañía cuando el marcador les iba en contra. Ha sido patético ver a Mourinho poner cara de 5-0 en el Camp Nou y sin haber encontrado soluciones, siete años después, al juego de fantasía de los equipos de Pep Guardiola, ese que consiste en esconder la pelota. A estas alturas de la película, Mourinho sigue sin encontrar la fórmula. Rooney creyó encontrarla con una agresión de impotencia a Bravo que llevaba la firma de Mourinho. Pero no es así como se vence a Guardiola, no es así como se inician ciclos, no es así como se deja huella en el fútbol. Mientras Guardiola camina hacia el cenit de su carrera, Mourinho hace cada vez más pinta de ex entrenador. Estas cosas le empiezan a venir grandes, y la prueba es que su equipo ha parecido hoy una banda casposa ante un rival hecho y derecho que sabe a lo que juega.

Deja tu Comentario