2012-09-27 12:09 FC Barcelona Por: Administrador

Guardiola deja plantado a Rosell en Nueva York



Sandro Rosell acudió anoche en Nueva York a la penya barcelonista de esa ciudad para compartir con los barcelonistas residentes en Nueva York un momento de exaltación blaugrana en el que las camisetas y bufandas blaugrana protagonizaron el acontecimiento. "Me encanta que haya muchos barcelonistas en todos los grupos del mundo porque ayuda a que nuestras raíces, nuestros sentimientos, nuestro espíritu sean conocidos", dijo allí Rosell, que entregó al presidente de la peña, Jordi Esteve, una camiseta del Barcelona con la fecha de ayer. Los barcelonistas de Nueva York por su parte le entregaron a Rosell un carnet de socio de la penya y otra camiseta del Barça con el número 12 y el nombre de la penya impreso.

Rosell se ha reunido también con el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno. Y para hoy está previsto una reunión con el director ejecutivo de UNICEF, Anthony Lake, y luego entrevista con Bill Gates en un hotel de Manhattan próximo al domicilio de Pep Guardiola en Central Park.



Aunque puede sorprender que Pep Guardiola no se haya movilizado ante la presencia del presidente del Barça a escasos metros de su casa y a tantos miles de kilómetros de Barcelona, lo cierto es que Rosell ya no confiaba en verse con su ex entrenador, de ahí que no figure en su programa la posibilidad de un encuentro con Pep. Rosell ha tenido en este viaje la constatación de que Pep ni quiere tratos con él ni le va a prestar su imagen y que sus inquietudes sobre el futuro del Barça están más cerca del grupo que comanda Joan Laporta y en el que viajan entre otros Sala i Martín, Johan Cruyff y Jaume Roures. Desde el club se intentó que tanto Guardiola como Sala i Martín asistieran a la penya coincidiendo con la presencia del presidente, pero ambos declinaron la invitación. El Barça es muy importante, pero por lo visto no une lo suficiente cuando las posturas están tan encontradas.

Si las relaciones entre Rosell y Guardiola estuvieran presididas por la normalidad, Pep se hubiera acercado a saludar al presidente, pero como muy bien explicó el vocero de Joan Laporta, Salvador Sostres, las relaciones entre ambos son muy tensas por la manera como se fraguó el nombramiento de Tito Vilanova y anteriormente por la acción de responsabilidad civil emprendida por Rosell contra los amigos de Guardiola en la anterior junta directiva, precisamente los que le "escogieron" para dirigir al Barça.


Deja tu Comentario