2012-03-01 11:03 FC Barcelona Por: Administrador

Guardiola no traicionará a su club: o Barça o año sabático



Pep Guardiola tiene razones de peso que le han impedido hasta ahora hacer públicos sus planes de futuro inmediatos. Pero está a punto de hacerlo. A día de hoy existen tantas posibilidades de que se quede como de que dé por concluida su etapa como técnico blaugrana. El lunes saldremos de dudas. Lo que sí tiene decidido Pep es que si se va del Barça no será para entrenar a otro equipo. Eso podría ser entendido como una traciión al club de sus amores. Si se va del Barça será para tomarse un año sabático, descansar u plantearse el futuro a medio y largo plazo.

Y mientras decide lo que hace con su futuro, Pep no hace precisamente dejación de funciones y sigue trabajando como si continuara al frente del equipo blaugrana la temporada que viene. El propio Pep Guardiola lo ha explicado repetidas veces. No hay que esperar al mes de junio para planificar la próxima temporada. En el Barça febrero ha sido siempre el mes en el que se toman las grandes decisiones sobre la plantilla: los que causarán baja y las adquisiciones que se realizarán. Guardiola no ha confirmado todavía si continuará o no en el club el año que viene, pero la secretaría ya está trabajando la próxima temporada de acuerdo con sus directrices.



A muchos les saca de quicio Pep Guardiola por su ambiguedad. En Madrid, porque preferirían que en lugar de decir que "el Barça no ganará esta Liga", explicara claramente que no la ganará por los árbitros. Y en su propia casa, porque buena parte de la directiva no puede entender que a estas alturas de la temporada el técnico siga jugando al gato y al ratón sin soltar prenda sobre su futuro.

No hay que olvidar que Pep Guardiola ha tomado muchas decisiones que afectan al futuro de la entidad y que han sido atendidas sin rechistar por la directiva: traspasos de jugadores, fichajes por largos periodos de tiempo, renovaciones costosas... Guardiola ha hecho y deshecho a su antojo sobre el futuro inmediato del club, ha moldeado una plantilla a su gusto, ha creado un Barça a su imagen y semejanza, y ahora es posible que se vaya. Tan posible como que se quede.

Sandro Rosell confía en tener el próximo lunes una respuesta definitiva de su entrenador. Ese día sabrá si Pep le regala un año más de su tiempo o hay que recurrir a un plan B. En ese caso el presidente buscaría con el técnico un relevo consensuado de forma que el nuevo inquilino del banquillo contara con la benfición pública de Pep y, por tanto, con un cierto crédito ante la afición para afrontar los primeros resultados adversos que pudieran producirse. El sustituto mantendría la línea continuista de Guardiola, de ahí que no haya cesado la actividad en la secretaría técnica en torno a las novedades que puede presentar la plantilla el próximo año con los 50 millones destinados a fichajes, porque los fichajes que se decidan ahora serán del gusto de Guardiola y del nuevo entrenador si finalmente es necesario hacer el relevo.




Deja tu Comentario