2014-04-30 17:04 Real Madrid Por: Administrador

Guardiola queda retratado: sin Messi no es nadie



Carlos Muñiz

Ya en su época dorado en el Barcelona, Guardiola vivió de las rentas que le proporcionaba la mejor versión de Leo Messi -que también ha pasado a mejor vida-. El Barça aburría con pases horizontales, no encontraba la manera de desbordar al rival y entonces, cuando todo parecía perdido, aparecía Messi y lo resolvía con su talento individual. De eso ha vivido Guardiola. De eso y de haberse encontrado en un mismo equipo a Xavi e Iniesta con cinco años menos.



Pero en el Bayern no está Messi para sacarle las castañas del fuego y su filosofía aburrida y cuestionada por todos -también los alemanes- ha acabado por aburrir al público alemán y a la gente del fútbol, como Franz Beckenbauer. Guardiola cogió a un equipo campeón de todo, que arrollaba a sus rivales a base de fuerza física, y lo ha convertido en una formación sin alma incapaz de encontrar la inspiración para batir a un rival como el Real Madrid, que le ha dado una soberana lección de fútbol a todos los niveles.

Ancelotti ha entrado hoy en la leyenda del madridismo el mismo día que Guardiola inicia su declive, quizá ya de forma irreversible. Para jugar como él quiere jugar se necesitan unos jugadores muy concretos que no tiene el Bayern. Pep no ha sabido adaptar sus ideas a las particularidades de su plantilla y ha echado por tierra el excelente trabajo desarrollado la temporada pasada por Jupp Heynckes, que ganó la Liga, la copa y la Champions League. Guardiola ha dilapidado la herencia y está en el punto de mira de todo. Ha dejado de gustar.


Deja tu Comentario