2012-02-17 14:02 Real Madrid Por: Administrador

Guardiola se planta: cambiáis o me voy



El fin de ciclo en el Barcelona es una realidad. Aunque algunos quieran evitarlo, ese es el mensaje que se desprende del día a día en la entidad azulgrana. Los errores de la directiva culé, un vestuario resquebrajado y la nula respuesta de Guardiola al ofrecimiento de renovación están siendo detonantes suficientes como para comprobar que el Barcelona está sucumbiendo de nuevo en errores del pasado.

El buen ritmo marcado por el Real Madrid en el campeonato liguero es otra de los armas de doble filo que está atacando al Barcelona. Los azulgranas no esperaban una reacción tan fulgurante de la plantilla blanca, los cuales hace un mes estaban puestos en duda por toda la sociedad mundial y ahora tiene todo de cara para levantar dos títulos a final de temporada, Liga y Champions, competiciones en las que son los claros favoritos, algo que ha hundido aún más al equipo culé.



La piedra de toqué que ha hecho que el castillo de naipes se tambalee con más fuerza ha sido la última salida de tono de Gerard Piqué. El zaguero azulgrana centra toda la atención mediática de los errores del vestuario culé, pero no es más que una de tantas. La actitud del internacional español está siendo la gota que colma el vaso. Guardiola le ha advertido en multitud de ocasiones que se estaba alejando del redil y que su puesto corría peligro, pero él ha pasado olímpicamente de su míster. Error tras error, Piqué se ha ganado a pulso su situación actual. Demasiadas portadas en la prensa rosa, ser más conocido por sus escarceos amorosos que por su buen juego y actitudes que no corresponden a un jugador de élite han acabado con él en la grada.  

No es la primera vez que Guardiola da un toque de atención a Piqué. En la campaña 2009/2010, en el segundo partido de liga, Pep ya mandó al zaguero a la grada, pero aquel solo fue un pequeño aviso, este ha ido más allá. Guardiola está cansado, harto, no aguanta más. Ha hablado con los padres del futbolista y de cara a la luz pública ha intentado cerrar puertas, pero es una realidad a la que pocos se les escapa. Piqué no es el único. Otros jugadores que hasta la fecha eran intocables como Dani Alves o Thiago, ya no los son, y corren el peligro de acabar como otros juguetes rotos como Eto’o, Bojan o Touré Yaya.

Pero la mala sintonía con el vestuario no ha sido el único órdago de Guardiola, que también comienza a estar bastante cansado de la actitud de la cúpula directiva y sobre todo de su presidente. Los modos de Rosell y los suyos no siguen la línea apaciguadora del míster culé, todo lo contrario, siempre están a la gresca y los trapos sucios salen a relucir semana sí, semana también. Eso no gusta a Guardiola, y mucho menos que el presidente le amenace en público una y otra vez con su renovación. No, Pep no lo aguanta más. Por ese motivo, el míster se ha reunido con los pesos pesados de la plantilla y con el máximo representante de la institución. Quiere un cambio de ritmo del plantel y la directiva o será él el que coja las maletas y se vaya. El órdago está echado, solo falta que pase tiempo para comprobar como se resuelve este asunto.




Deja tu Comentario