2012-02-27 11:02 FC Barcelona Por: Administrador

Guardiola tira la Liga: ¡No hay nada que hacer!



"No creo que ganemos la Liga BBVA, no creo que podamos alcanzar ya al Real Madrid. La Liga no la vamos a ganar, porque no llegaremos a remontar la desventaja, pero la vamos a competir". Son palabras de Pep Guardiola pronunciadas en la sala de prensa del Vicente Calderón al término del partido que enfrentó anoche al Atlético y al Barcelona. Guardiola nunca habla porque sí, todo está pensado, meditado. Esa frase encierra muchas interpretaciones. La fundamental es que el FC Barcelona asume que contando el Real Madrid con la bendición de los árbitros para ganar sus partidos, es inútil cualquier esfuerzo y quizá vale la pena centrarse en otras competiciones, dado que parece que está liga tiene decidido el nombre del campéon por real decreto.

Pero no deja de ser curiosa la reacción de la caverna mediática mesetaria y casposa ante esta realidad. Ahora resulta que para los voceros del florentinato, en Vallecas no pasó nada. Pasó en el Calderón. Y denuncian que el Barça ganó porque el árbitro no quiso ver unas manos de Busquets involuntarias dentro del área al final del partido. Son los mismos que no vieron las manos de Pepe en Getafe o de Higuaín en Valencia.



Esta prensa mesetaria y sectaria ha intentado mover la línea, como han hecho ya otras veces, para que "pareciera" que el gol de Alves fue logrado en fuera de juego. Pero ya no cuela. Es la misma prensa que no se sorprende de la agudeza visual de los árbitros para ver manos del Barcelona en el área. Hay que felicitarles por tener tan buena vista. Lo que sorprende es que si existiera un interés de Villar por favorecer al Barça, Pérez Lasa tuvo ayer una oportunidad histórica con dos jugadas confusas que acabaron en gol. Siempre hubiera quedado la duda de que en décimas de segundo es difícil de apreciar, pero las ayudas ya están adjucadas. Todas para el Real Madrid. Las ayudas al Barça sólo están presentes en las mentes calenturientas de quienes escriben al dictado de Florentino y se niegan a ver una realidad que jornada tras jornada aupa al Real Madrid en lo más alto de la tabla.

Ayer en el Calderón hubo bastantes más cosas que la mano de Busquets. Hubo dos goles anulados al Barça. Hubo un penalti a Alexis no señalado. Hubo una agresión sin balón y de tarjeta roja de Godín a Alexis que se quedó en amarilla. Hubo una tarjeta a Cesc por darle al balón. Hubo tarjeta para Alves por un agarrón, de la misma manera que cuando agarra Ramos no hay castigo. Hubo cinco tarjetas amarillas para cada equipo, como si el nivel de agresividad hubiera sido comparable. Que el Atlético acabara con 11 jugadores ya es en sí una ofensa contra el fútbol. Pero empezamos a acostumbrarnos. También el Madrid suele acabar sus enfrentamientos con el Barcelona con cinco o seis jugadores más de lo que aconsejaría el reglamento.

Leído en el diario As hoy: "En un partido tan igualado, un par de detalles pueden decidir y el colegiado vasco erró en un par de fueras de juego señalados a Falcao y Adrián. El mismo linier que tan fino estuvo en el gol bien concedido a Alves, falló en los fueras de juego de los jugadores rojiblancos. Es fácil equivocarse a favor del más fuerte. Lo complicado es lo contrario. Y ninguno, ni el linier ni el valiente de Pérez Lasa, vieron las manos de Busquets en los instantes finales. Cuando hay alguna jugada así, siempre me pregunto lo mismo: ¿qué hubiera sucedido si la jugada se hubiera producido en el área rojiblanca? Posiblemente sí hubieran apreciado esas manos". Pues no, jugadas mucho más claras que la de Busquets las sufrió el Barcelona en Cornellà y Getafe y no se señalaron. Basta ya de levantar calumnias y falsedades para distorsionar la realidad. Ahora los errores en los fueras de juego son motivo de alarma social. El Barça ya ni se agarra a eso por lo cansado que está de sufrir los errores en ese tema. Sin ir más lejos, también en el Calderón Pérez Lasa cortó contrataques del Barça señalando fueras de juego inexistentes.



La misma mentira repetida mil veces se convierte en verdad. De eso va el juego que se han inventado en la capital del reino.


Deja tu Comentario