2011-05-22 13:05 FC Barcelona Por: Administrador

Guardiola, tras los pasos de Cruyff



"De él aprendí un montón de detalles que te sirven para entender este juego y la manera en la que hay que manejar un vestuario", resume el propio Guardiola sobre Johan Cruyff, el hombre que ha inspirado su corta carrera en los banquillos.

El padre del 'Dream-Team' marcó una época en la liga española con un equipo que mostró un nuevo libro de ruta para llegar al éxito, un fútbol donde la posesión del balón, su circulación a velocidad de vértigo, la precisión en el toque y la ocupación de los espacios resultaba determinante.



Cruyff ganó cuatro ligas consecutivas (1990-91, 1991-92, 1992-93 y 1993-94) con el conjunto azulgrana. Guardiola, acaba de encadenar su tercer campeonato. Tres temporadas como técnico profesional del primer equipo, tres títulos en el torneo de la regularidad: un currículum sin mácula.

El de Santpedor ha perfeccionado además el manual futbolístico del 'Flaco', como ya hiciera anteriormente Frank Rijkaard, su predecesor en el cargo.

Si la versión del Barça de Rijkaard ya era la 2.0 -el holandés añadió al fútbol ofensivo de Cruyff una presión asfixiante en tres cuartos de campo que le permitía robar el balón casi siempre en la zona de creación- la del Barça de Guardiola es la 2.1.



Sin embargo, él rehuye cualquier comparación con el 'Dream-Team': "Ellos fueron los pioneros. Los que abrieron el camino. Y eso no se puede igualar por más títulos que ganemos".

El técnico catalán ha sabido mantener el ideario trazado por Johan cuando el equipo tiene la pelota y la presión sin balón de Rijkaard y enriquecerlo a la vez con un rigor defensivo casi espartano que han convertido al Barcelona en una fábrica de fútbol total.

Con Guardiola en el banquillo, el conjunto catalán ha sido, además del campeón de Liga, el equipo menos goleado de Primera División en los últimos tres años. Y no es por casualidad.

Motivador y empático, ha sabido sacar el máximo rendimiento de sus jugadores, hacer entender a un vestuario en el que conviven un 'Balón de Oro' y ocho campeones del mundo que para ganar no basta con el talento sino que hay que correr más que el contrario.

Nunca ha tenido ni una mala palabra en público para sus jugadores, pero mientras que los ha elogiado en la sala de prensa, les ha exigido al máximo en cada entrenamiento.

Lograr que estos chicos no bajen la guardia, que aun ebrios de títulos deseen seguir ganando, que resistan el acoso del todopoderoso Real Madrid durante tres temporadas consecutivas batiendo todos los récords en la historia de esta competición tiene mucho mérito.

A sus 40 años, y con tan solo tres dirigiendo en Primera, Pep Guardiola ya es uno de los grandes de la historia de la Liga. Solo Cruyff ha ganado más que él y solo otro holandés le iguala en palmarés.

Leo Beenhakker logró otros tres títulos ligueros, también de forma consecutiva (1986-87, 1987-88 y 1988-89), con el Real Madrid de la 'Quinta del Buitre'. Curiosamente fue el mítico 'Dream-Team' el que acabó con la hegemonía de aquella maravillosa generación de futbolistas. EFE


Deja tu Comentario