2014-05-23 13:05 FC Barcelona Por: Administrador

Guerra civil en el Barça por los fichajes



Joan Tubau

La última reunión que el lunes mantuvo la junta directiva con Andoni Zubizarreta en torno a la planificación de la plantilla de cara a la temporada 2014-15 dejó al descubierto la disparidad de criterios que existe entre la secretaría técnica y la cúpula directiva del club. Un amplio sector de la junta le echa en cara a Zubizarreta su responsabilidad en el tema de la cantera que desembocó en el castigo, luego suspendido cautelarmente de la FIFA, de impedir al club realizar fichajes. La directiva le cuestiona también su pasotismo en el tema del central, que hace dos años tenía ya que haber llegado, del portero suplente de Valdés y del delantero centro que no existe en la plantilla barcelonista. La junta considera que el Barcelona no puede luchar por los títulos con estas tres carencias.



En la citada reunión Zubizarreta justificó el fichaje de Ter Stegen con un vídeo de casi 30 minutos en el que se mostraban sus aciertos. Varios directivos le admitieron que era una buena apuesta de futuro, pero que la plantilla necesitaba otra opción con un portero experimentado en la Liga española (Keylor Navas o Caballero) que pudiera discutirle la titularidad al alemán. Zubi se cerró en banda ante esta propuesta considerando que este año conviene apostar por Masip para que siga creciendo como portero.

También le recriminaron su abstención durante los dos últimos años en la cuestión del fichaje de un central. Zubi confiaba en la recuperación de Puyol, pero los hechos le han dejado en evidencia y las dos últimas temporadas el equipo ha llegado a los partidos clave de la temporada con una defensa de circunstancias en la que el único central experimentado era Mascherano, cuya posición natural no es esa. Otra vez la directiva le ha reclamado el fichaje del central, aunque esta vez le piden la llegada de dos jugadores para cubrir esa posición. Zubi no está conforme con esa teoría y considera que con Piqué y Bartra sólo es necesaria la llegada de un refuerzo para esa posición, aunque queda abierta la puerta también para el retorno de Fontàs, un jugador barato (un millón de euros) en quien Luis Enrique confía mucho, aunque le ha utilizado habitualmente en la posición de Busquets, por delante de la defensa, lo que ha servido para convertirle en el mejor recuperador de balones de toda la Liga.

Existe coincidencia en la necesidad de incorporar un nuevo motor al centro del campo -Koke gusta a todos- para compensar el previsible bajón de rendimiento de Xavi, ya con 34 años. Pero las fricciones han vuelto en la delantera. La  directiva considera que Rafinha y Deulofeu compiten con Pedro y Alexis y que el auténtico lunar en esa zona es el delantero centro nato que esta plantilla no tiene. Zubi insiste en que el estilo del Barça es innegociable y que esa posición ya está bien cubierta con Messi y eventualmente con Cesc, al margen de que Alexis, si se queda en el club podria desarrollarla sin problemas. Zubi apuesta por la polivalencia de los delanteros y prefiere renunciar a la especialización en una sola posición.



Los criterios no coinciden, pero Bartomeu no desea que se le pueda acusar de intervencionismo. Quiere consensuar las decisiones con Zubi para que no se pueda decir que los directivos se entrometen en la parcela técnica que corresponde a los profesionales. Sin embargo, en alguna junta se ha oído decir que esos "profesionales" son los mismos que en su momento decidieron incorporar al Barcelona a jugadores caros como Keirrison, Henrique, Hleb, Martín Cáceres, Chigrinskyi o el mismo Ibrahimovic, mientras que el "no profesional" Rosell fue quien trajo a Ronaldinho, el hombre que cambió la historia contemporanea del Barça.

 


Deja tu Comentario