2011-11-10 18:11 FC Barcelona Por: Administrador

Guerra de sucesión en el Barça



Queda todavía mucho (cuatro años y medio), pero hay que empezar a posicionarse para que cuando llegue el momento de las elecciones, en 2016, la coyuntura sea favorable. A la espera de lo que decida hacer Sandro Rosell, que puede presentarse a la reelección, tres miembros de su junta ya trabajan para liderar el rosellismo sin Rosell.

Javier Faus, que cuenta con el apoyo del actual presidente, empieza a acaparar espacios en los mass media como modélico gestor. La carta de presentación por la que está luchando es la de liquidar la deuda devolviendo al club una solvencia económica que le permita abordar cualquier iniciativa. Poco a poco va ampliando su cuota de protagonismo para familiarizar al electorado con su imagen.



Algo parecido sucede con Carles Vilarrubí, uno de los personajes más influyentes de la actual junta, que va a ser el encargado de oficializar de puertas afuera las versiones del club ante cualquier situación para paliar el marasmo comunicativo en el que está sumida la entidad. Vilarrubí salió a responder a Ibrahimovic sobre sus críticas a Guardiola y está previsto que aumente su presencia mediática como "voz autorizada" del club.

El tercero en discordia es Jordi Cardoner, el nieto de Nicolau Casaus, con un innegable peso entre las penyes. Es de los tres quien más gancho tiene entre los aficionados, de ahí que desde varios sectores de la directiva se le mire con recelo e incluso se le pongan palos en las ruedas, como ha sucedido con una iniciativa personal suya, la Grada d´Animació, que ha tenido que defender en solitario ante la incomprensión de la mayor parte de la directiva, que todavía no ha comprendido su utilidad.


Deja tu Comentario