2013-08-08 20:08 FC Barcelona Por: Administrador

Ha vuelto la portera de Núñez



El Barça no ha fichado a un central desde 2009. Entonces el Barcelona apostó por Chygrynskyi para satisfacer al capricho de Guardiola entonces. Costó 25 millones, pasó con mucha pena y poca gloria y fue traspasado un año después por 15 millones.

En esos tiempos, centrales como Thiago Silva o posteriormente David Luiz, ya existían, pero no estaban en la agenda del Barça. No eran conocidos como lo son ahora y recalaron a Europa por precios irrisorios. Uno en el Milan y el otro en el Benfica. Thiago Silva le costó al club de Berlusconi cerca de 10 millones de Euros en diciembre de 2008, procedente del Fluminense. David Luiz apenas le costó 4 millones al Benfica. Ese era el momento de ficharles. Ahora es muy fácil, hasta la portera de Núñez sabe que David Luiz y Thiago Silva son buenos centrales. Lo difícil y lo que se valora es saber quiénes serán los Silva y los David Luiz dentro de cinco años y ficharlos ahora.



En estos cuatro años sin reforzar el centro de la zaga han desfilado por esa posición Mascherano, Abidal, Song, Adriano o Busquets, futbolistas que antes nunca habían jugado en la posición de central. Ahora imperan los rumores de la necesidad de un central y de su costoso fichaje (Thiago Silva está valorado actualmente en 50 millones de €) y por David Luiz pide el Chelsea 45.

¿No sería razonable que el club previniera antes de curar? Una entidad con tanto potencial y tanto presupuesto e ingresos como el FC Barcelona ha actuado y está actuando empleando la filosofía de “la portera de Núñez”, es decir, fichar a grandes estrellas, mundialmente reconocidas, a alto coste, cuando ya están en la élite. Estrellas a las que conoce cualquiera, hasta la portera de Nuñez. A Thiago Silva había que ficharlo en 2009 a un precio razonable y no ahora. David Luiz ya despuntaba en Brasil y también en el Benfica. ¿Por qué se lo llevó el Chelsea y ahora hay que pagar el gusto y las ganas por él?

Vamos hacia el tercer año buscando un central y pronto llevaremos dos años buscando un portero. Además, las prisas son malas compañeras de viaje. De cara al próximo verano todos los clubs sabrán que el Barcelona tiene que fichar a un portero a cualquier precio. Y el Barcelona pagará cualquier precio por no haber previsto la sucesión de Valdés cuando éste anunció con año y medio de antelación su marcha. No aprenden.




Deja tu Comentario