2015-03-24 20:03 FC Barcelona Por: Administrador

Habrá sanción a Cristiano por tocarse en el Camp Nou



Joan Tubau

Si la Comisión Antiviolencia vela por evitar la violencia de la grada hacia los jugadores, también está obligada a proteger a la grada, o al árbitro, cuando son objeto de provocación por parte de un jugador, como sucedió en el clásico del domingo cuando Cristiano Ronaldo se restregó con muy mal gusto sus partes mientras con ese rictus chulesco tan habitual en él le decía: "Te gusta, ¿eh?". la Comisión Antiviolencia no puede ni debe pasar por alto esta nueva demostración de mala educación y groseria de un futbolista que es multireincidente en el arte de la provocación.



"Hay que evitar los gestos provocativos. La sanción puede ir desde multa hasta partidos. Lo trabajaremos", ha dicho Javier Tebas, presidente de la Liga de Fútbol Profesional, que ha iniciado una cruzada contra la violencia en el futbol. Y es que resulta un contrasentido imponer sanciones a los clubs por comportamiento incorrecto del público mientras paralelamente se concede plena libertad para que los actores del espectáculo se dediquen impunemente a provocar, como es el caso de Cristiano Ronaldo.

En Madrid los medios controlados por Florentino Pérez, que son muchos, han tapado la acción grosera del jugador  portugués en el Camp Nou. Son los mismos medios que dieron en su momento, y aún lo recuerdan, tratamiento de intento de asesinato a un espectador por parte de Leo Messi por lanzar un balón fuera del campo en el Bernabéu.Es el doble rasero que impera en Madrid para tapar sus miserias y exagerar los pecados del prójimo.

A Cristiano Ronaldo alguien le tiene que recordar lo que es la educación para que, de esta manera, empiece a comportarse de una vez, sobre el rectángulo de juego como un deportista y no como una vedette de revista. Alguien que va por la vida como Balón de Oro tiene que estar a la altura de tal distinción y comportarse de manera que pueda ser siempre un ejemplo para los más jóvenes. Y no es el caso.



Javier Tebas parece dispuesto a intervenir:  “hay que tener cuidado con los gestos de provocación de un jugador cuando ha metido un gol o de cualquier otra acción. Cualquier tipo de conducta que pueda incitar a la violencia con los espectadores o sea algo provocativa tiene que ser objeto de sanción”. El Camp Nou fue muy respetuoso con el Real Madrid y con Cristiano Ronaldo. Lo más que se oyó en el clásico, referido al portugués, fue lo de "No bebe agua, Cristiano no bebe agua...", que resulta mucho más admisible que los gritos de "Messi subnormal", "ser del Barça es ser un subnormal" o "Puta Barça" que se siguen oyendo en el Bernabéu sin necesidad de tener al Barcelona delante.

El fútbol español precisa que alguien ponga orden.

 


Deja tu Comentario