2012-09-17 18:09 Real Madrid Por: Administrador

Hasta las mentiras valen contra Mourinho



Y es que son muchos los sectores que han acusado a Mou de no asumir su responsabilidad en la derrota en el Sánchez Pizjuán, criticando que achacase la derrota a una falta de compromiso bastante generalizada del equipo. Se dice que el potugués nunca se culpa cuando las cosas van mal, que siempre pone a otros como excusa. ¿Acaso no vieron la rueda de prensa posterior al choque?

Puede que no, o igual sólo escucharon lo que quisieron escuchar, dado que Mourinho fue el primero que asumió su parte de culpa en la sala de prensa del coliseo sevillista. Criticó a sus futbolistas por el partido realizado, sí, pero se echó la culpa de su actitud no una, sino dos veces, con estas reflexiones:



- "Hay pocas cabezas comprometidas, dentro de las cuales el fútbol es lo prioritario. Pero si hay pocas cabezas comprometidas la culpa por ello es mía porque el entrenador soy yo". 

- "Es un equipo sin concentración, sin disponibilidad mental. Los jugadores del Sevilla en cada balón van con todo, agresividad perfecta. Solo lo hemos hecho contra el Barcelona. Mi equipo no está. El entrenador soy yo y la responsabilidad es mía".

¿No es esto asumir la responsabilidad que le toca? Si hay algo que Mourinho ha demostrado siempre es su capacidad para sacar lo mejor de sus jugadores. Sabe como nadie exprimirles para que muestren su mejor rendimiento y cuando las cosas fueron mal en el pasado pero por otros motivos, él fue el primero que salió en su defensa y se llevó todos los palos para evitar que se hablara personalmente de sus futbolistas. Eso es algo que sabe hacer como nadie ante la prensa y es muy agradecido por parte de la plantilla.



La mejor evidencia de que no hay roces ni fracturas, eso que quieren hacer creer algunos, es que es inmensa la mayoría de jugadores (y no sólo del Madrid, sino de otros equipos) que defienden a Mou delante de la prensa en lugar de criticarle. Casos como el de Benzema y su mejoría con la llegada del portugués al banquillo blanco son el mejor ejemplo de su buen saber hacer con los futbolistas.

Ahora ellos no lo están haciendo bien y les toca apechugar con ello. Pero Mourinho no les ha echado a los leones, simplemente les hace ver lo que sucede para que intenten cambiarlo. No obstante, habrá que seguir escuchando críticas brutales contra él que muchos creerán, sin ver que tienen las pruebas de que son mentira a un simple clic de ratón. Lo sucedido estos días es una prueba más de que todo vale contra el luso, de que hay que atacarle y ponerle como el Diablo en persona suceda lo que suceda. Una vez más, la caverna culé se retrata a sí misma. 


Deja tu Comentario