2011-09-17 11:09 FC Barcelona Por: Administrador

Hay algo que consigue descentrar por completo a Ronaldo



El eco de la envidia que Cristiano Ronaldo siente por Leo Messi ha traspasado fronteras. Se ha convertido incluso en un divertimento internacional. Se lo gritaron el otro día en Chipre jugando con Portugal. Y luego, también en Zagreb vestido de blanco.  Antes ya lo había oído en otros campos españoles. Cristiano Ronaldo ha conseguido sin gran esfuerzo caer mal a todo el mundo por su arrogancia, prepotencia y chulería. Sus declaraciones en Zagreb ("me tienen envidia porque soy guapo, rico y gran jugador") han producido perplejidad e hilaridad en el mundo entero, más que nada porque son más propias de un niño consentido y enrabietado  que de un adulto con la cabeza bien amueblada. No se entiende que desde el propio club nadie se preocupe por la educación del jugador ni que él cuide su propia imagen. Desde que Valdano abandonó la nave blanca porque molestaba a Mourinho, alguno de los tradicionales valores del Real Madrid se han ido perdiendo.

Sin proponérselo, a Cristiano Ronaldo le esperan con ganas en todos los campos. No le tienen envidia por ser guapo, rico y bueno. Hay muchos futbolistas que responden a esas características. Lo que a él le hace diferente es esa chulería que le lleva a realizar afirmaciones como ésa, que jamás se han escuchado en cracks de más nivel que él a lo largo de la historia y que son y fueron objeto de las iras de las aficiones rivales sin llegar a plantearse semejante tontería.



No debe sorprenderle a Cristiano Ronaldo que las aficiones rivales la tomen con él cuando él mismo propicia esa situación. Por ejemplo, afirmando con la chulería que le caracteriza que "me motiva que me insulten". Y se le nota tanto lo mal que lleva su subordinación a Messi, que las aficiones le han encontrado ya el punto débil por ahí. Es una manera de hacerle rabiar: recordándole que el espejito mágico ha decidido que hay otro mejor que él.

 


Deja tu Comentario