2011-10-15 20:10 Real Madrid Por: Administrador

Higuaín prolonga su racha goleadora ante el Betis (4-1)



Tal y como estuvieron avisando desde Sevilla toda la semana, el Betis no quiso cambiar su estilo de juego y salió al Bernabéu queriendo controlar el balón en busca del triunfo.  Fue valiente la intención de Pepe Mel, pero si hay algo que le gusta al Madrid es tener enfrente a un rival que deje espacios y que juegue con la defensa adelantada.

El Betis lo intentó e incluso Rubén Castro tuvo una buena oportunidad de adelantar al conjunto andaluz, pero la gasolina les duró 25 minutos,  lo que le costó al Madrid mirar hacia arriba y empezar a asediar la portería de Casto. Özil, Higuaín, Kaká y Ronaldo permutaban sus posiciones para buscar un gol que no llegaba. Cristiano tuvo las mejores oportunidades para marcar, pero el equipo, que controlaba el encuentro prácticamente a placer, parecía faltaba estar carente de esa verticalidad que siempre le ha caracterizado.



Parece que Mourinho puso firmes a sus hombres en el tiempo de descanso porque en la primera jugada del segundo tiempo llegó el primer gol del encuentro. Cristiano, nuevamente se vistió esta tarde en asistente para que Higuaín prolongase su gran racha goleadora y estrenase el electrónico. El tanto del Pipita calmó los ánimos de la parroquia y las oportunidades se sucedieron una tras otra. Ronaldo, Higuaín, Özil, Kaká e incluso Pepe pudieron elevar la cuenta, y apenas diez minutos después del gol del Pipita, Kaká aumentaba las diferencias con un disparo desde dentro del área marca de la casa. Cristiano, otra vez, fue el autor del último pase.

Se presagiaba la enésima goleada de la temporada pese a que Jorge Molina redujo diferencias en el minuto 69 aprovechando un lío en el área blanca. Di María, que quiso reivindicándose saliendo del banquillo, asistía a Higuaín un minuto después del gol bético demostrando que el buen momento que vive Kaká no tiene por qué relegarle a la suplencia. En el 73’ se repetía la jugada: Di María asistía a Higuaín y este conseguía su tercer hat trick en apenas 15 días utilizando la cuchara de su buen amigo y ex compañero Raúl.

4-1 y veinte minutos por delante presagiaban más goles, pero el Madrid bajó una marcha consciente que este partido llegaba después de dos partidos internacionales y que el martes hay nuevamente Champions. A Mourinho le dio tiempo de incluso cambiar a Ronaldo, algo nada habitual, consciente del desgaste que sufrió con Portugal.  4-1 final ante un rival que lo intentó pero que sucumbió ante el poder letal del Pipita. Ahora ya toca pensar en el Olympique de Lyon.




Deja tu Comentario