2011-11-07 12:11 FC Barcelona Por: Administrador

Ibrahimovic sigue diciendo tonterías



Después de las chiquilladas incluidas por Ibrahimovic en su libro, en donde falta a la verdad y descubre su carácter egocéntrico, soberbio y caprichoso, parece que el sueco no está dispuesto a calmarse y prosigue su cruzada contra Guardiola. De nada ha servido la respuesta calmada de Pep restando importancia a sus exhabruptos. El pobre sueco no ha entendido nada y a cada minuto que pasa Guardiola se va cargando de más razones. Nadie puede dudar ahora que para el Barça cuanto más lejos esté este tipo, mejor.

Zlatan, que evidenció su vertiente cobarde borrándose del partido de Champions que el Milan jugó en el Camp Nou, ya dio una muestra más que sobrada de su déficit cultural y educacional cuando durante la pretemporada se negó a darle la mano a Pep en Munich, durante el amistoso que jugaron blaugranas y neroazzuros. Como respuesta, Pep siempre ha dicho que está dispuesto a darle la mano, saludarle y desearle éxitos al sueco. Pero a él no le interesa escuchar palabras pacificadoras. Lo que le va es el conflicto. Ahora, cuando la visita del Barça a San Siro está a la vuelta de la esquina, ha dicho: "¿Cómo acogeré a Guardiola cuando venga a San Siro? Lo saludaré. Ya veremos qué hará él".



Es tan corto que no sabe ni escuchar. Pep Guardiola le saludará sin ningún problema. De hecho ya lo ha dicho, aunque él prefiera no enterarse, quizá porque su cociente intelectual no da más de sí. Pep Guardiola ha hecho mucho por el Barcelona y ha tenido muchos aciertos en su gestión. El de sacarse de encima a Ibrahimovic es uno de ellos. Tipos como él, jaleado por su representante pizzero, son las manzanas podridas capaces de estropear al mejor vestuario. Pep fue lo suficientemente hábil para despedirle antes de que los efectos novicos de Ibra hicieran mella en el mejor equipo del mundo, un equipo en el que, por supuesto, él ni tiene cabida ni da la talla humana para formar parte de él.


Deja tu Comentario