2012-12-17 14:12 Real Madrid Por: Administrador

Iker y Florentino demuestran que Mou no es el problema



El presidente del Real Madrid consideró que debía hablar en público para ratificar a su entrenador ante el aluvión de críticas y rumores en torno a su futuro que la prensa y la caverna culé están haciendo proliferar: "Tiene una trayectoria impresionante y con la exigencia como norma de comportamiento.Desde aquí, Mourinho, mi reconocimiento, mi confianza en tu trabajo, mi cariño y mi apoyo". 

Casillas, por su parte, fue muy explícito a la hora de hablar sobre el luso en la zona mixta del Bernabéu: "Sí, sin ninguna duda apoyamos a Mourinho". Dos gestos muy aclarativos en un momento tan delicado como el que está viviendo el club. Delicado por una situación deportiva inesperada, difícil de asumir y de voltear, al menos en la Liga, y porque bien saben mandatario y capitán que los resultados son una losa que puede descentrar del camino recto a la entidad y los aficionados.



Unos aficionados que también se han dado cuenta de que el problema, lejos de ser Mourinho, tiene un calado de otro tipo. Ayer no hubo ni un sólo grito en contra del entrenador en el Bernabéu, algo que podía haber sucedido si entendiera la masa social madridista que el técnico luso es el problema. Pero Mou no mete los goles, ni defiende las jugadas a balón parado. Tiene, por supuesto, una importante parte de culpa de lo que le sucede al equipo, pero culpa deportiva, no personal, tal y como quiere vender la caverna culé.

Bien podrían "rajar" los futbolistas de su entrenador en una situación como la actual si éste fuese el origen de todos los males del equipo. La única e hipotética consecuencia en su contra sería algún tipo de medida de castigo en el plano deportivo para ellos, algo que no dejaría de ser simbólico con el caos y el barullo que sus palabras causarían en los medios. Pero no lo hacen. ¿Por qué? Porque Mourinho no es el problema, y porque son profesionales. Y como tal, asumen sus errores. En palabras de Iker: "Todos tenemos culpa. A balón parado no sólo defiende el portero y cuatro defensas, defendemos todos. Lo que antes no pagábamos, ahora lo pagamos mucho". Es cuestión de recuperar el juego y los resultados de antes. Y volverá la tranquilidad.


Deja tu Comentario