Sami Khedira, que ayer volvió a lesionarse con la selección alemana, estará aproximadamente un mes y medio fuera de combate, lo que quiere decir que el papel de Asier Illarramendi adquirirá mayor protagonismo. con la lesión del alemán, la cesión de Casemiro y la marcha de Xabi Alonso. A Ancelotti le quedan Kroos y Modric para formar el doble pivote y  Asier Illarra como única alternativa.

Illarra, que llegó al Bernabéu como una promesa de gran futuro, tiene la obligación de dar un paso adelante y demostrar que es digno de pertenecer a esta plantilla. Se le fichó como "heredero" de Xabi Alonso y ahora ha llegado el momento de que lo demuestre.  Ancelotti ha pensado en él como uno de los revulsivos en su revolucionara alineación que está preparando para el clásico. Ancelotti vio cansado y saturado a Modric en Anoeta y podría darle descanso para que Illarra salte al césped del Bernabéu como titular formando pareja de centrocampistas con Toni Kroos. 



De la misma manera que Chicharito ha llegado al Real Madrid para "espabilar" a Benzema, Ancelotti utilizará a Illarra para recordarles a Kroos y Modric que no pueden bajar los brazos. Has llegado la hora de la verdad para Illarra, la hora de ponerse ante el toro de la titularidad del Real Madrid, algo que nada tiene que ver con su exposición frente a las vaquillas de su pueblo.