2014-02-14 13:02 FC Barcelona Por: Administrador

Inaceptable comportamiento de Cristiano con Manquillo



Joan Tubau

Lamentable actuación de Cristiano Ronaldo ante la lesión de Manquillo en el partido de ayer. Una vez más, demostró que no está a la altura de lo que se espera de un Balón de Oro, que, además de chutar, chutar y chutar y marcar goles y más goles y más goles de penalti, se le suponen unos valores que en el caso del portugués brillan por su ausencia.



Las imágenes repetidas de la jugada que protagonizó con el jugador rojiblanco Manquillo producen escalofríos. Pero las de su reacción posterior, difundidas esta tarde por Cuatro y La Sexta, provocan estupor e indignación. Cristiano Ronaldo arrolló literalmente a Manquillo, se lo llevó por delante en un salto en el que cometió falta. No fue voluntaria o intencionada, pero fue falta. El jugador colchonero cayó al suelo en muy mala posición como resultado de lo que se le vino encima y el árbitro no dudó un instante en señalar la falta y enseñarle tarjeta amarilla a la vedette portuguesa.

La reacción lógica de cualquier mortal habría sido interesarse rápidamente por el estado del jugador. Lejos de eso, a Cristiano Ronaldo, que debe creerse que no es mortal como los demás, sólo se le ocurrió protestar la decisión arbitral con los brazos cruzados, en señal de no entender nada. Y gestos y más gestos, muecas y más muecas que querían expresar que no entendía nada. Ni el más ligero gesto de interesarse por el jugador caído. Tuvo que venir el Cebolla para "aconsejarle" que estaría bien que acudiera a interesarse. No lo hizo. Luego tuvo que ser Ancelotti quien le animara a comportarse como un deportista. Tampoco lo hizo. Finalmente Bale se le acercó para comentar que quedaría bien acudir a donde estaba el lesionado. Tampoco. Esperó a que se levantara. Y entonces sí se preocupó por él. Hasta ese momento, gestos y más gestos. Lo único que le preocupaba a él era que le habían sacado una tarjeta amarilla.

Penoso comportamiento del deportista (?) Cristiano Ronaldo, que, aconsejado por sus asesores, finalmente accedió a contactar con el jugador a través del teléfono.



Teatro del malo

Y luego le cayó el mechero encima. Lamentable y censurable acción del aficionado sobre el que debe recaer el peso de la justicia. Pero alguien debería decirle a Cristiano que debería cambiar sus pautas de comportamiento. Sus gestos, sus acciones provocan. Ayer provocó en la falta a Manquillo, pero mucho más con su comportamiento posterior. Debería tener en cuenta que mucho descerebrado anda suelto y es más fácil recibir lo que no debería existir cuando uno muestra una actitud chulesca.

Tampoco es de recibo que permaneciera durante 29 segundos en el suelo revolcándose por el mecherazo. Por supuesto que hace daño. Por supuesto que la acción es condenable e injustificable. Pero también ahí sobraba el teatro. A Courtois, el portero del Atlético de Madrid, le cayó exactamente el mismo proyectil en el mismo sitio, esta vez lanzado por un aficionado del Real Madrid en la final de Copa, y no montó el espectáculo que se vio ayer en el Calderón. Tampoco nadie hizo un espectáculo de la lata de cerveza que cayó junto a Diego Simeone en el Bernabéu en el partido de ida. Ya se preocupó Chendo de hacerla desaparecer cuanto antes y de evitar el teatro. Seguramente, por experiencia propia, imginaba que el Atlético intentaría sacar petróleo de esa lata.

Piensa el ladrón...


Deja tu Comentario