2016-12-03 23:12 FC Barcelona Por: Administrador

Indignación en el vestuario del Barça por el juego sucio de Lucas Vázquez



Fede Peris El vestuario del Barça era un clamor al término del clásico que ha enfrentado esta tarde al FC Barcelona con el Real Madrid en el Camp Nou por el comportamiento zafio, sucio y barriobajero de Lucas Vázquez que tuvo una incidencia directa en el gol del Real Madrid. Al término del partido Piqué se quejó del comportamiento de Lucas Vázquez: "Intentaba obstruirme todo el rato. Son jugadas que son muy difíciles de ver para el árbitro aunque se lo avisé. Lucas se dedicaba a molestar y no dejarme llegar donde podía. Supongo que saben que soy el más alto del equipo e importante en esas jugadas".  Los jugadores del Barça estaban alucinados al término del partido por el comportamiento de Lucas Vázquez, que salió a no jugar y a incordiar todo lo que pudo a Piqué tanto en los balones colgados en el área del Barça como en los que se producían en el área del Madrid.img_mmontilla_20161203-183558_imagenes_md_propias_mmontilla_clasico_49-koed-980x554mundodeportivo-web La indignación es total porque los barcelonistas esperaban enfrentarse a once jugadores de mucho nivel y no a diez y un "espabilao" que lo único que persiguió en el campo fue practicar el antifútbol cuando el árbitro no miraba. Los jugadores del Barça aún se mosquearon más cuando en el propio vestuario vieron la repetición del gol del Real Madrid en la que se puede apreciar con claridad cómo Lucas Vázquez trata de forcejear con todos, especialmente con Piqué, para molestarle, desconcentrarle y sacarle del partido y de la jugada. El árbitro, por supuesto, no se enteró de nada y así llegó el gol del Real Madrid, gracias al juego sucio de Lucas Vázquez, que de la noche a la mañana se ha convertido en el futbolista más odiado del Real Madrid en el vestuario del Barça. En la repetición del gol se Sergio Ramos se puede apreciar cómo, por inercia y cumpliendo órdenes, Lucas Vázquez golpea a Piqué para impedirle que pueda saltar para evitar el gol del empate del Real Madrid. Una estrategia que viniendo de Mourinho sería comprensible, pero nadie la esperaba de "Monsieur Zidane".

Deja tu Comentario