2017-05-01 09:05 El Soplo Por: Administrador

Iniesta y el Barça paralizan la renovación



Alfredo Vidal El FC Barcelona quiere renovar a Iniesta. Iniesta quiere renovar con el FC Barcelona. Las dos partes están de acuerdo, pero hay algo que frena la negociación hasta el punto de ponerla en peligro. ¿Alguien puede imaginarse a Andrés Iniesta con otra camiseta que no sea la del Barça? Pues es una posibilidad que no conviene descartar... aunque parezca difícil.

Un finiquito de oro

Son ya muchos, demasiados años, como para que el Barça e Iniesta no se entiendan mirándose a los ojos. El jugador, cuyo protagonismo en el equipo va decreciendo a medida que pasan los años, los meses, las semanas... es consciente de que una renovación de tres años, que es lo que él pretende inicialmente, podría significar tanto como una carga pesada para el club, que se vería en la obligación de pagarle un contrato de megacrack (12 millones netos al año) a cambio de mucho banquillo, lo que generaría mal rollo en la plantilla, especialmente entre los que juegan. Y Don Andrés no quiere llegar a esa situación. No desea convertirse en una carga para el club de toda su vida. Por eso se han dado las dos partes un compás de espera para aclarar sus posiciones desde la mejor voluntad en ambos casos. Tanto Bartomeu como Iniesta buscan la manera de quedar bien con la otra parte. El club está dispuesto a recompensar como se merece a Iniesta por sus servicios prestados y le ofrecerá un finiquito tipo Xavi que vendrá a ser una anualidad caída del cielo por sus años de desvelos, sus iniestazos y los buenos momentos que ha hecho pasar a la afición blaugrana marcando una época con Xavi, Puyol y Messi. 

Por qué no quiere renovar el Barça a Iniesta

En la zona noble del Camp Nou existe interés por despedir a Iniesta como se merece, pero despidiéndolo. Sentimentalmente Iniesta ocupa un lugar importantísimo en la historia del club. Como jugador y como persona. Pero ahora mismo ha dejado de ser uno de los referentes del equipo, se ha convertido en uno más y su aportación tiene cada vez menos peso. Hace 527 días que Iniesta, centrocampista ofensivo, media punta, no anota un gol. El último fue en el Bernabéu, formando parte del glorioso 0-4 de la temporada pasada. Pero es que además, cuando Iniesta perforó ese día la portería del Real Madrid , llevaba 609 días sin anotar. Es decir, un gol en 1.137 días. Un gol en tres años. Poco es para alguien a quien se le ofrece tratamiento de fenómeno y tampoco destaca por sus asistencias de gol. El club considera que es mucho mayor el peso que se le supone a Iniesta en el equipo que la incidencia que realmente tiene en él. Su rendimiento ha ido de más a menos y el deseo del club ahora mismo es renovarle por una temporada más, ofrecerle un finiquito espectacular, como el de Xavi, abrirle las puertas de un país exótico como Qatar, siguiendo los pasos del propio Xavi, o ofrecerle un cargo dentro del staff técnico del club para que su vida continúe ligado al Barça. El Barça quiere mimar al mito, pero no desea regalarle una ficha que en la directiva consideran que ya no merece.   Es

Deja tu Comentario