2012-07-30 22:07 FC Barcelona Por: Administrador

Iniesta no quiere saber nada de Casillas ni de Carbonero



Lo ha descubierto Vanitatis, aunque era un secreto a voces: Andres Iniesta ye Iker Casillas no se llevan bien. Ni siquiera se llevan. Ambos coincidieron de forma casual el 10 de julio con sus parejas en un vuelo que debía conducirles a Miami y se ignoraron durante todo el viaje. Se saludaron friamente al encontrarse y se despidieron con la misma frialdad al llegar al aeropuerto norteamericano. Entre ambos mitos del fútbol español existe un abismo que nació con la pregunta de becaria que la novia de Casillas le hizo a Iniesta tras el España-Portugal y que se ha consolidado con la ausencia de Casillas y su novia en la boda de Iniesta. El portero madridista explicó oficialmente que no fue a la boda de Iniesta porque tenía que ir a otra más importante.

Casillas y Carbonero asistieron al enlace de "dos amigos de toda la vida" un día antes de la fecha de la boda de Iniesta y Anna Ortíz. Y Casillas publicó en Facebook una foto y un mensaje: "Y llegó la boda... Felicidades Vicly y Javichi".  Por lo visto, después del enlace del gran Javichi, la pareja estaba demasiado cansada como para acudir a la ceremonia y banquete de Iniesta, el mejor jugador de la Eurocopa y el héroe del Mundial consiguiendo para España el gol del triunfo en la final. El capitán de ese equipo consideró en su momento que el amigo Javichi  merecía su presencia más que Iniesta. Probablemente Javichi es un acérrimo seguidor del Real Madrid e Iniesta viste de blaugrana. La elección estaba clara.



Vanitatis explica en su información que testigos directos que conpartieron el vuelo de las dos parejas a Miami dan fe de la frialdad en la relación entre ambas durante las ocho horas que duró el viaje. Nada quedaba ya del compañerismo de la Eurocopa y de la alegría desbordante de las celebraciones. El vuelo de Iberia IB 6123 partió de Barajas el diez de julio a las doce de la mañana y llegaba a Miami a las tres y media. Los dos futbolistas y sus parejas ni siquiera se dieron un beso de bienvenida y despedida y apenas se dirigieron la palabra durante las ocho horas del trayecto. Ambos viajaban en primera clase, Casillas y Carbonero en la tercera fila, e Iniesta y Anna Ortíz en la quinta. El portero y la periodista, según informa Vanitatis, se pasaron el viaje durmiendo y "dedicándose arrumacos", alejados el resto de pasajeros, mientras Iniesta se mostró más próximo dejándose fotografíar junto a todo aquel que se lo pidió.

Se trata de una anécdota intrascendente que explica muchas cosas y que retrata con meridiana claridad la realidad de la selección española y la rivalidad de los dos grandes del fútbol español. Iniesta se ha hartado del comportamiento de su capitán, que en la vida privada parece absolutamente dominado por la voluntad de su pareja, la misma que no se enteró de que Iniesta marcó uno de los penaltis de España ante Portugal. Algo natural teniendo en cuenta que las televisiones de Madrid sólo tenían ojos para Casillas. Los demás, aunque se tratara del mejor futbolista de la Eurocopa, sólo eran figurantes que hacían bulto al lado del mítico San Iker, que por lo visto no es tan santo.

 



 


Deja tu Comentario