2016-09-03 08:09 FC Barcelona Por: Administrador

Iniesta: "El peor día de mi vida lo he pasado en La Masia"



Aleix García

El capitán del FC Barcelona, Andrés Iniesta, ha decidido contar su vida en un libro titulado 'La jugada de mi vida' que saldrá a la venta el próximo 5 de septiembre. En este, ha contado con la colaboración de los periodistas Ramón Besa (El País) y Marcos López (El Periódico). A pesar de que el libro saldrá en los próximos días, en El Periódico han hecho un pequeño avance sobre él.



Su peor día, en La Masía

"Sí, parece absurdo, pero es cierto, el peor día de mi vida lo he pasado en La Masia. Así lo sentí entonces, así lo siento ahora, con tanta intensidad como si no hubiera pasado el tiempo. Tuve una sensación de abandono, de pérdida, como si me hubiesen arrancado algo de dentro, en lo más profundo de mí. Fue un momento durísimo. Yo quería estar allí, sabía que era lo mejor para mi futuro, por supuesto. Pero pasé un trago muy amargo, tuve que separarme de mi familia, no verlos todos los días, no sentirlos cerca... Es muy duro. Lo elegí yo, es verdad, pero se me hizo... Se me hizo", ha aseverado.

José Antonio Iniesta, su padre, también ha hablado sobre la llegada de Andrés a La Masía: "Creía que me iba a morir, me faltaba el aire en la habitación, era insufrible. Me dio un ataque de ansiedad", ha asegurado. "Llegué a hacer la maleta para volvernos al pueblo. No podía abandonar a mi chiquillo. Si no hubiera sido por su madre... Yo me lo habría llevado al pueblo, pero ella tenía más capacidad de sacrificio. Además, Mari siempre me decía: ‘Si se va y no triunfa, lo habré perdido seis o siete años. Si se va y triunfa, también lo habré perdido seis o siete años. O sea, yo siempre pierdo'", ha añadido.

Debut en el primer equipo

Serra Ferrer, por aquel entonces entrenador del FC Barcelona, le abrió las puertas del primer equipo con solo 16 años: "No, yo no descubrí nada. Andrés era un genio. Un fenómeno de la naturaleza como jugador y como persona. Jamás tuve ninguna duda", ha dicho. El delegado del equipo, Carles Naval, todavía recuerda aquel día: "Llamé a La Masia y dije: ‘Avisad a Andrés de que mañana entrena con el primer equipo'", ha comentado. A lo que Iniesta ha reconodido que "creí que se trataba de una broma". Ese día, se produjo un capricho del destino, y es que Andrés no se atrevía a cruzar la barrera de seguridad, y Antonio Calderón, el guardia de seguridad, no le conocía... Entonces, llegó Luis Enrique con su coche, sí, el actual entrenador azulgrana, y le dijo: "Anda, sube. Ya te bajo yo al vestuario".



El famoso gol en Stamford Bridge

Andrés Iniesta logró uno de los goles más conocidos y celebrados de la historia reciente del FC Barcelona: en Stamford Bridge, desde fuera del área, marcó un auténtico golazo contra el Chelsea para dar el pase a la final de la Champions League. Samuel Eto'o, su compañero, lo relata así: "El problema es ese. El problema es que hago un control malo, muy malo... Fallo y se va la pelota hacia Leo. Más bien, diría que le cae el balón. Cuando Andrés tiró, yo oí el sonido del balón... Me puse a correr antes de que la pelota alcanzara la red, No me preguntes por qué, supongo que no me podía creer lo qué había sucedido", ha dicho.

El propio futbolista manchega ha explicado cómo vivió dicho momento: "El chut salió por donde podía salir. Empeine exterior derecho, de dentro hacia fuera, la pelota alejándose de Cech, un portero tan grande que ocupaba casi toda la portería. Bueno, fue el destino o como se le quiera llamar. Pero así fue. ¿Pensé en cómo darle? ¡Qué va! Ahí no hay tiempo para pensar si le doy con el empeine de la bota, con el interior, con el exterior... Si piensas, no haces nada. Actúas por instinto, por puro instinto", ha comentado.

La muerte de su amigo Dani Jarque

"Quiero comenzar por ahí. Por el año o, mejor dicho, por el periodo en qué peor lo he pasado. Cuando hablo de lo peor, no me refiero a jugar más o menos, a ganar más títulos o no, sino a que hubo momentos en los que no veía la luz. No encontraba el camino, momentos en que perdí la confianza en mí mismo. En Andrés. En Iniesta. Esa confianza que siempre había tenido, esa confianza que ha sido el motor de mi vida. Y fue algo terrorífico, insoportable. Es muy duro tener la sensación de no ser tú. Aterra. Al menos, a mí [...]", ha manifestado.

"Todo empieza después de haber vivido el que debería haber sido el verano más glorioso de mi carrera [...] De repente, uno empieza a encontrarse mal. No sabe por qué, pero un día está mal. Y al siguiente, también. Y así, día tras día, no mejoras. El problema es que no sabes lo que realmente está pasándote. Me hacen un montón de pruebas. Todas salen perfectas. Pero mi cuerpo y mi mente se desencuentran, se alejan. Nada produce mayor congoja que no saber las cosas que te pasan. Y más si te encuentras mal. Quizá cuando alguien lea esto piense que es una tontería. Quizá otra gente se sienta identificado con lo que cuento. Lo único que sé es que es muy angustioso [...]", ha expuesto.

"Recuerdo un día, aún en Estados Unidos, en que los doctores me dieron un poco en la tecla. Creíamos haber encontrado el problema y nos pusimos a solucionarlo, pero, desgraciadamente, cuando ya íbamos a volver a casa tras la pretemporada, recibí un mensaje. Me pilla todo en el peor momento anímico posible. Comenzaba con la medicación y ya me estaba encontrando mejor. Y entonces, entonces...", ha declarado.

"El último día viene Puyi y me dice: ‘Me ha llamado Iván (De la Peña) y me ha dicho que Dani (Jarque) está muerto’. Lo único que pude decir yo fue: ‘¿Está confirmado? ¿Seguro? No lo podía creer. Dani, mi amigo Dani, había muerto. La noticia me heló el corazón. Los siguientes días en Barcelona fueron terribles. A partir de ahí, empezó mi caída libre hacia un lugar desconocido. Vi el abismo. Y fue entonces cuando le dije al doctor: ‘No puedo más’", ha finalizado.


Deja tu Comentario