2017-02-26 18:02 FC Barcelona Por: Administrador

Intento de atraco al Barça en el Calderón



Fede Peris El Barça vuelve de la capital de España vivo, con sus esperanzas intactas para revalidar una vez más su título de campeón de Liga. Ha sido un partido difícil, trabajado, pero ganado con solvencia y limpieza: sin expulsados, sin penaltis, sin goles dudosos. Todo claro y cristalino. Y, como guinda, el mejor jugador del mundo ha ejercido de mejor jugador del mundo y ha resuelto el partido. La alegría de la victoria tapará, sin embargo, la calamitosa actuación de Mateu Lahoz, que ha perseguido al FC Barcelona desde el minuto uno al 94. En el Calderón se ha producido un intento de robo al Barça que se ha quedado en intento, porque los hombres de Diego Simeone no supieron recoger el guante y aprovechar la manita que les tendió el colegiado.

Las fechorías de Mateu Lahoz

-En el minuto 28 ha anulado un gol legal a Luis Suárez en barullo con Oblak, que acabado con un remate de cabeza del uruguayo al fondo de la red. Sólo Mateu Lahoz sabe por qué lo anuló. Fue una acción que pudo decidir la suerte del partido, pero que Mateu se encargó de hacerla desaparecer en beneficio del Atlético. -Un patadón de Gabi a Neymar sin balón no merece la tarjeta de Mateu. Quizá por eso, Gabi intentó rematar a Neymar mientras estaba en el suelo. Tampoco ahí vio la tarjeta. Gabi, como siempre ante el Barcelona, no debió acabar el partido, pero, como siempre también, lo acabó con una única tarjeta amarilla. -En la segunda mitad hubo un agarrón de libro de Godín a Umtiti dentro del área del que Mateu Lahoz no quiso enterarse. -Sí se enteró de un patadón intencionado de Saúl a Neymar sin intención de jugar el balón, pero estas cosas, si la víctima es Neymar, son como mucho tarjeta amarilla -Piqué y Suárez fueron objeto de agarrones continuos dentro del área cada vez que subían a rematar un córner o una falta ante la pasividad de un colegiado nada predispuesto a verlos. -En los últimos minutos, otra entrada de hospital de Gabi a Rakitic se queda en amarilla. -Y en amarilla se quedó otra entrada, de Correa a Mathieu, doblándole la tibia con una patacón. Esta sí que fue de hospital porque Mathieu se tuvo que ir del campo mientras Correa se quedaba en él después de su fechoría. El Barça ha ganado, y ha ganado bien. Pero nadie podrá acusar al árbitro Mateu Lahoz de haber puesto todo su empeño para que no lo consiguiera. Y se fue con la satisfacción del deber cumplido enseñándole con valentía una tarjeta amarilla a Messi. ¡Un peligro!  

Deja tu Comentario