2012-07-31 22:07 Real Madrid Por: Administrador

¿Interesa tener a Kaká para calentar banquillo?



El brasileño costó 65 millones de euros y llegó al Bernabéu como el jugador encargado de canalizar el juego de ataque blanco. Con él y con Cristiano la plantilla daría un salto de calidad, en una etapa en la que se reclamaban cracks en el vestuario merengue.

Ahora, Kaká se ha convertido en un futbolista de segunda fila, venido a menos. Apenas ha demostrado en Madrid todas las cualidades que le hicieron ganar el Balón de Oro en 2007, año en el que se consagró como mejor futbolista del planeta ganando la Champions con el Milan. Su velocidad, su regate y su visión de juego han desaparecido. Y por eso, después de tres años y de numerosas oportunidades a pesar de las lesiones, el cuerpo técnico y la afición han decidido que ha llegado la hora de pasar página.



Sin embargo, sigue conservando cierto cartel y aún tiene una edad que deja entreabierta la puerta a una posible recuperación. Ese es el motivo por el que algunos clubes (PSG, Milan) se han interesado mínimamente por él. Sin embargo, el problema es que el Madrid, que no puede seguir esperándole más, tampoco está dispuesto a regalarle al primer equipo que pase, cosa que hasta el momento han pretendido los interesados, sobre todo los 'rossoneros'.

Es por todo esto que el asunto es un engorro de difícil solución. Kaká no se irá por menos de 20 o 25 millones de euros, la oferta mínima que el Madrid considera como digna, según podemos leer hoy en el diario As. El club no va a cederle gratis y pagando parte de su sueldo, tal y como pretendía el Milan. Tampoco le venderá por una minucia. Retirado el PSG de la puja y habiendo rechazado el brasileño la oferta de los Red Bulls de Nueva York por considerarse aún apto para el fútbol de élite, los italianos quedan como única opción y las posturas están muy distantes. Ni la aceptación por parte de Kaká de rebajarse el sueldo parece que vaya a convencer al Milan para poner sobre la mesa lo que pide el Madrid.

Ante esto, cada vez cabe más la posibilidad de que Kaká se quede en el equipo por falta de opciones de venderle, algo que el propio José Mourinho dejaba caer el pasado viernes: "Mientras sea jugador del Madrid, y es posible que lo sea el año que viene, se entrenará con el primer equipo, viajando, y si se queda al final, yo encantado. Tiene cosas para nosotros aún". Sin embargo, se quedaría con el mismo status que Mou le dejó claro en la reunión que mantuvieron hace unos días en las oficinas del Bernabéu: Suplente.



¿Es conveniente tener a un Balón de Oro por el que se pagó una barbaridad hace menos de cuatro temporadas calentando banquillo durante toda una temporada? Kaká ha aceptado su nuevo rol en el equipo, pero intentará ganarse un puesto. Si no lo consigue ¿cómo afectará eso en su relación con el vestuario y qué impacto tendrá para el propio vestuario en sí? El asunto puede convertirse en una bomba de relojería. Y además, cuanto más tiempo pase en el banquillo, más se devaluará y más complicado será traspasarle. Por una vez, el Madrid quizá debería aceptar su fracaso y ceder, aunque esto suponga regalar al jugador.


Deja tu Comentario