2011-10-27 17:10 FC Barcelona Por: Administrador

Irán al Bernabéu como toros



Los responsables de la preparación física del primer equipo englobados en el cuerpo técnico, Lorenzo Buenaventura, Paco Seirul·lo, Aureli Altimira y Francesc Cos, han diseñado como cada año un plan de preparación orientado a tener a punto a la plantilla al máximo nivel en  momentos puntuales del calendario.

Sabido es que la preparación física de un equipo no es regular y se rige por ciclos, por altos y bajos que hay que saber administrar para que el balance final sea satisfactorio. Es decir, es imposible que el Barça mantenga el ritmo de juego de las primeras jornadas durante toda la temporada. Hay que seleccionar los objetivos para tratar de llegar a los momentos culminantes con el máximo de poderío físico.



Lo que fue una sorpresa en toda regla fue la respuesta del equipo en el Supercopa, con apenas tres semanas de trabajo y una semana de desventaja respecto al Real Madrid, que llegó a esa competición al cien por cien de sus posibilidades físicas. Después de ese torneo el crecimiento físico del equipo fue a más -goleadas a Villarreal, Osasuna, Bate Borisov, etc.-. Y ahora estamos ante un pequeño bajón que se intenta subsanar a través de las rotaciones con el objetivo claro de que los jugadores del Barcelona se presenten en el Bernabéu y luego en el Mundial de clubs como auténticos toros. Ahí está la explicación de esta pequeña disminución en el derroche físico del equipo. El horizonte que le espera el Barça en diciembre será muy exigente. Hay que recordar los noviembres negros que sufrió el Barça con Van Gaal, que fueron debidos precisamente a las curvas en el calendario de preparación.

La bajada de intensidad ha coincidido con una época en la que, superados los escollos de Valencia, Atlético y Sevilla, el calendario depara a Mallorca, Athletic Club, Zaragoza, Getafe, Rayo y Levante.  Ahí está la explicación de este pequeño descanso que se ha tomado el Barça en la intensidad de sus entrenamientos.

Después de Japón se espera otra pequeña desaceleración para, posteriormente, mantener una línea creciente que tiene que concluir con un final de temporada explosivo en abril-mayo al límite de fuerzas para frontar el sprint final de la Liga, la Copa y la Champions League.



Algo parecido sucedió con el Real Madrid, que bajó su rendimiento hace un mes y sufrió los tropiezos ante el Levante y Racing. El cuerpo técnico intenta que esos bajones no se traduzcan en resultados negativos.

 

 


Deja tu Comentario