2017-03-23 19:03 Reportajes Por: Administrador

Isco puede repetir la traición de Luis Enrique al Real Madrid



Fede Peris

Temporada 1995-96. Luis Enrique terminaba contrato como futbolista del Real Madrid y no se ponía de acuerdo con el club por las condiciones de su renovación. Pronto los dirigentes de la Casa Blanca advirtieron que la negociación era inviable porque Luis Enrique había tomado la decisión de cambiar el Real Madrid por el Barça. La historia puede volver a repetirse con Isco.



A sus 24 años, Isco Alarcón goza de cartel top en el FC Barcelona. Se trata de un futbolista que cumple al cien por cien con los requisitos que busca el club azulgrana en sus estrellas. Es una maestro en el control del balón, tiene una técnica depurada y encajaría a la perfección en la filosofía de juego de toque del equipo barcelonista desde el primer día. Además, aunque por imperativo profesional le toque ahora ser madridista, nunca ocultó sus simpatías por el FC Barcelona antes de fichar por el Real Madrid, llegando incluso a autocalificarse como antimadridista.

La oferta del FC Barcelona a Isco

Isco acaba contrato el 30 de junio de 2018. Es decir, le queda lo que resta de temporada más otro año. El Real Madrid, independientemente de lo que haga con él en el futuro, quiere renovarle. Incluso despachándole de inmediato se aseguraría una cantidad importante con su marcha. Pero Isco no atiende a razones y va dando largas, lo que algunos en la Casa Blanca han interpretado como que el jugador andaluz tiene otros planes que no pasan por el Bernabéu.



La clave en este asunto es el silencio sepulcral de las dos partes: FC Barcelona e Isco. Por ello la filtración de Diego Torres en RAC1 afirmando que el Barça ya ha contactado con el jugador pidiéndole que siga en el Real Madrid hasta la finalización de su contrato para llegar a coste cero al Camp Nou y ofreciéndole una prima de fichaje de 20 millones, ha sentado fatal tanto en el club como en el jugador.

Los planes de Florentino Pérez

Isco se da de margen hasta final de temporada para confirmar lo que le espera en el futuro con Zidane como entrenador. Si entra en las alineaciones de manera regular en los partidos decisivos de la temporada y se siente querido en el club, acabará renovando. Si se prolonga su situación de suplente y encuentra su camino cerrado hacia la titularidad del equipo blanco, tomará una determinación. En ese caso Florentino Pérez intentaría forzar un traspaso a la Premier League o a la Lega italiana, desde donde ya han llegado ofertas por él. Todo con tal de que no se vaya al Barcelona.  Pero Isco contará con la baza del Barça para negarse a ser traspasado.  Una baza que le exigirá un gran sacrificio por el que ya pasó hace veinte años Luis Enrique. 

El Bernabeu le buscará otro padre como Amunike

De entrada tendrá que acostumbrarse a que la grada del Bernabéu le buscará un padre, como ya hicieron los aficionados blancos con Luis Enrique y Amunike. Aunque eso es lo de menos. Si se empecina en no renovar su contrato y se niega a ser traspasado, Florentino Pérez entenderá que, efectivamente el Barça está detrás de sus actuaciones. El Real Madrid pagó 30 millones por él al Málaga y querría recuperar la inversión, pero si el contrato llega a su final sin ningún acuerdo, lo más probable es que a Isco le suceda lo mismo que vivió Luis Enrique, aunque con el agravante de que si el ahora técnico del Barça, descubrió el pastel de su fichaje por el club catalán a apenas un mes de terminar su última temporada como jugador del Real Madrid, Isco tiene un año por delante y lo puede pasar mal en un club en el que todos los estamentos sabrán que está haciendo tiempo para fichar por el eterno rival.

El castigo que le espera de Zidane

Si hasta ahora Zidane recurre a él en cuentagotas, se puede encontrar con la desagradable sorpresa de que ya ni le convoque. Isco tiene que asumir que su última temporada como jugador madridista sería muy dura y terminaría prácticamente en blanco. Sería la respuesta de un club que justificaría su situación amparándose de que la entidad debe mirar por el futuro y sus intereses, y que en su futuro no está Isco.

Jorge Valdano, entrenador del Real Madrid en 1996 y entrenador de Luis Enrique, decidió prescindir de él en los últimos partidos de aquella temporada. La respuesta de Luis Enrique fue fulminante:  "A nivel personal evidentemente esto clarifica bastante mi futuro; tengo las cosas, bastantes claras y hablaré con mi representante a ver qué tengo. ¿Descanso? A este paso con lo descansado que estoy podré jugar hasta los 60 o 70 años".

Isco puede tomar nota.


Deja tu Comentario