2014-03-14 09:03 FC Barcelona Por: Administrador

Iturralde denuncia las trampas del Madrid con los árbitros



Joan Tubau

Eduardo Iturralde González ha denunciado en Tiki Taka que el Real Madrid hace y deshace dentro de la organización influyendo en las designaciones de los colegiados para los partidos. Sin ir más lejos, ha informado que era él el árbitro designado para la polémica final de Copa de Valencia en 2011, que enfrentó a Real Madrid y Barcelona, tristemente conocida como la final de los palos. Sin embargo, el Real Madrid, como ya es tradicional a lo largo de su historia, movió los hilos para poner en esa final al árbitro que más le convenía, en este caso Undiano Mallenco, que, como prueba de agradecimiento, permitió a Pepe, Arbeloa, Sergio Ramos y Xabi Alonso repartir estopa a diestro y siniestro sin contemplaciones para intimidar a un Barcelona que intentó jugar a fútbol, pero no pudo ante la tolerancia que el árbitro mostró en favor de la violencia desenfrenada desplegada por el Real Madrid de Mourinho, que salió al campo son más objetivo que repartir leña.



Iturralde fue el árbitro elegido por la Federación para ese partido. Undiano Mallenco, el elegido por el Real Madrid. Al final se impuso la opinión de quien manda en la Federación, el Real Madrid. Anoche dijo Iturralde: "Para vuestra información, en una final de Copa del Rey se cambió de árbitro por vuestro equipo (refiriéndose al Real Madrid). La iba a pitar yo. Lo que pasó es que al árbitro que iba a pitar la final de Copa (de 2011) según la designación de la Federación, propone que pite  y el Real Madrid dijo que no porque no le gustaba". Durísima acusación que merece una respuesta del Real Madrid. De lo contrario habrá que convenir que quien calla otorga.

Y lo que dice Iturralde es que el Real Madrid acostumbra a mangonear las decisiones arbitrales en función de su conveniencia. Curiosamente, Iturralde añadió que, preguntado el FC Barcelona al respecto, respondió: ‘A nosotros nos da igual quién nos pite'". Y así le fue al Barça en aquella final. Queda claro que no se puede ir con el lirio en la mano. De eso sabe mucho Florentino Pérez, el hombre que mejor mueve los hilos del fútbol de acuerdo con sus intereses y que, además, tiene la rara habilidad de quedar siempre como víctima arropada por su corte mediática celestial, ruidosa y babeante.

Curiosamente, aquel árbitro que impuso por real decreto ("real" de Real) el Madrid es el que volverá a pitar a estos dos mismos equipos en el clásico de la segunda vuelta. Y aún así, la caballería motorizada de Florentino anda echando pestes de Undiano, seguramente porque en el clásico de la primera vuelta disputado en el Camp Nou se cagó ante Cristiano Ronaldo y no tuvo los bemoles que se le suponen a un árbitro para echarle del campo por maleducado y deslenguado. Pero a Undiano se le puede llamar "cagón de mierda" y lo que haga falta siempre y cuando uno vaya vestido de blanco.



 


Deja tu Comentario