2013-05-16 17:05 FC Barcelona Por: Administrador

¡Así gana el Madrid! Iturralde denuncia los mangoneos de Florentino



Joan Tubau

Aquella final de Copa, la de 2011, ha pasado a la historia por la violencia desmedida que emplearon los jugadores blancos, por sus constantes protestas y por el miedo del colegiado a hacerse respetar aplicando el reglamento con justicia.



Aquella final la dirigió Undiano Mallenco, un árbitro amigo del Real Madrid. Fue un partido presidido por las protestas constantes de los jugadores del Real Madrid, que cada vez que zandeaban a un jugador del Barça acudían en manada al colegiado para indicarle que hacía teatro. Ese día los jugadores del Barcelona recibieron de lo lindo, pero el árbitro se lo consintió todo al Real Madrid. Sólo se atrevió a sacar una roja en el minuto 117, con el partido ya decidido. De esta manera Mourinho pudo proseguir con su discurso de que era imposible acabar ante el Barcelona un partido con once jugadores. Arbeloa, Sergio Ramos, Pepe y  Xabi Alonso merecieron ser expulsados, pero Undiano sabía que Florentino había exigido su presencia en la final y no podía defraudarle.

Enseñó tarjetas a Pedro, Messi y Adriano, y a Xabi Alonso, Pepe, Adebayor y dos a Di María, la última roja al final de la prórroga con el partido sentenciado. La estadística da a entender que las brusquedades estuvieron repartidas. Sin embargo, el partido fue una caza al hombre por parte de los jugadores madridistas, especialmente a Messi, que recibió empujones, pisotones, codazos y patadas a lo largo de los 120 minutos.

 
//

Deja tu Comentario