2015-12-01 18:12 Real Madrid Por: Administrador

Los dos entrenadores que Florentino tiene guardados en la nevera



Florentino Pérez confía ciegamente en Rafa Benítez. Está convencido de que superará sin problemas la crisis de juego y resultados que ha afectado al Real Madrid en las últimas semanas y conseguirá enderezar el rumbo de la nave ganándose al vestuario, algo que en este momento tiene como asignatura pendiente. Pero el Real Madrid no descansa y tiene cubiertas todas las posibilidades de futuro. Incluida la de que Rafa Benítez deba abandonar el club de forma precipitada. De producirse esta situación ni Zinedine Zidane ni Jose Mourinho tomarían el relevo de Benítez, tal y como se ha apuntado en diversos medios en los últimos días. El club sólo contempla a dos entrenadores para hacerse cargo de la plantilla madridista. Y los dos son seleccionadores. Uno es Joachim Löw, seleccionador de Alemania. que tiene contrato en vigor con la Federación Alemana hasta 2018, después del Mundial de Rusia, aunque en caso de necesidad podría adelantar su marcha hasta después de la Eurocopa que tendrá lugar el próximo verano en Francia. Löw tiene experiencia trabajando con jugadores de elite y le costaría bien poco imponer su disciplina férrea en el Real Madrid. El Plan B a Löw es el seleccionador chileno Jorge Sampaoli, que viene de ganar la Copa América con Chile y está maravillando al mundo con su estilo de juego que ha convertido a su equipo en una de las grandes potencias internacionales después de años ejerciendo el papel de comparsa. Sampaoli también tiene contrato en vigor, pero su captación para el Real Madrid antes de esa fecha sería más sencilla que la de Löw. El propio Sampaoli reconocía recientemente que "tengo contrato en vigor con Chile, pero hay situaciones que hay que evaluar y ver qué pasa. Haber ganado la Copa también merece un análisis". Son las dos alternativas con las que trabaja el Real Madrid a Rafa Benítez, lo que no quiere decir que exista interés en forzar el relevo. La confianza en el técnico madrileño es total, pero el club está obligado a hacer aproximaciones a otros técnicos -tal y como sucedió en su momento con Benítez en la época de Ancelotti- para prever cualquier contingencia.

Deja tu Comentario