2013-02-21 07:02 FC Barcelona Por: Administrador

Joan Laporta gastó tres millones de euros para jugar a los espías



Joan Laporta intenta generar un estado de pena en torno a su persona para que cesen las hostilidades que Sandro Rosell ha puesto en marcha contra él en forma en trampas legales que pretenden cuestionar su talento como abogado, erosionar su imagen y minar su credibilidad. Sin embargo, a medida que se van conociendo detalles sobre las auditorías y el estado de las cuentas durante su mandato, resulta cada vez más difícil comprender sus actos.

El Confidencial denuncia hoy la existencia de un agujero de 3 millones de euros gastados en detectives pese a que los informes no aparecen por ningún lado. Puede leerse en El Confidencial: "En ese periodo, el director de seguridad del club era Xavier Martorell, actual director general de Prisiones, gran amigo del propietario de Método 3, Francisco Horacio Marco, detenido el pasado lunes por ordenar grabar una comida entre la presidenta del PP de Cataluña, Alicia Sánchez-Camacho, y María Victoria Álvarez, exnovia de Jordi Pujol Ferrusola".



No existe ni un dosier en papel ni un documento digital que permita justificar que los trabajos de seguridad realmente se hicieron”. Pero sí hay montones de facturas por conceptos generales que no detallan el trabajo que se hacía. “¿Si se ha hecho espionaje? Puede ser que sí, pero no hay pruebas, porque no tenemos los informes que se hicieron ni sabemos a quién se siguió”, puede leerse en el informe. La información señala a Sandro Rosell como objetivo de las pesquisas: “no podemos asegurar si con el dinero que falta y que no se ha justificado se encargaron espionajes o no, porque hasta los discos duros de los ordenadores se borraron. Sospechamos que uno de los objetivos era Sandro Rosell [actual presidente del club], pero no hemos encontrado ningún documento que lo acredite”.


Deja tu Comentario