2014-11-15 17:11 FC Barcelona Por: Administrador

Joan Laporta organiza a su ejército mediático



Joan Tubau

Joan Laporta, que tiene en contra al Grupo Godó (La Vanguardia, Mundo Deportivo, RAC1 y 8TV) ha iniciado ya su aproximación a los medios para organizar un ejército mediático que le lleve en volandas a la presidencia del FC Barcelona. De momento tiene al diario Sport ganado para su causa a través de su director adjunto, Lluis Mascaró, que ya ejerció de sucedáneo de jefe de prensa externo durante su etapa presidencial. Mascaró vuelve a estar fuerte en el grupo Zeta después de su letargo durante el mandato de Rosell y Bartomeu y cabalga de nuevo al servicio de Joan Laporta y su causa justa.



Hoy ha escrito en la edición digital de Sport: "El regreso de Laporta y Guardiola, el sueño de muchos culés", toda una declaración de intenciones que pone al descubierto la línea que va a seguir el diario Sport a partir de ahora: "Y es que los culés (la mayoría de los culés) echan de menos al mejor Barça de la historia que construyeron juntos Laporta y Guardiola, con la colaboración de Txiki Begiristain. Y el sueño de los culés (de la mayoría de los culés) sería que Laporta y Guardiola volvieran a dirigir el club blaugrana. El primero en los despachos y el segundo en el banquillo", ha escrito Mascaró. Y más: "Está claro que el mejor presidente de la historia y el mejor entrenador de la historia forman parte del patrimonio blaugrana. Del mejor patrimonio blaugrana. Y todos los culés que vivimos la excelencia futbolìstica de aquel Barça de Laporta y Pep sentimos nostalgia ante la indefinición del proyecto actual. Su regreso, el de ambos, sería una noticia bomba que nos encantaría dar... Tiempo al tiempo". Como diría Schuster, no hace falta decir nada más. Se le entiende todo.

Con el diario Sport comiéndole en la mano, Laporta cuenta también con El Periódico, buque insignia del Grupo Zeta, y trata de sumar a la causa al tercer diario deportivo, El 9 Esportiu, mientras da por hecho que TV3 y Catalunya Ràdio estarán de su lado y aspira a hacerse con las cadenas de radio nacionales, SER, Cope y Onda Cero, fundamentalmente. También confía en suavizar el discurso antibarcelonista de Josep Pedrerol en La Sexta. Muerto el perro, muerta la rabia. Pedrerol tiene un contencioso abierto con Rosell y Bartomeu por una declaración non grata. Se la tiene jurada a la actual directiva, pero Laporta está convencido de que podrá suavizar los palos constantes al Barça... siempre y cuando Florentino Pérez no ponga alguna objeción. Para ello cuenta con el fiel Lluis Mascaró como mediador.

Laporta piensa volver a lo grande, por tierra, mar y aire, controlando prensa, radio, televisión y redes sociales, un tema que ha sabido llevar muy bien desde la oposición sin dar la cara y valiéndose de útiles mensajeros que han sabido hacer llegar su discurso al personal. Ahora mismo sólo tiene al Grupo Godó en contra. No hay que olvidar las acusaciones que lanzó hace unos meses contra el jefe de deportes de La Vanguardia, Dagoberto Escorcia, por tener a su mujer colocada en el Barça de Rosell como directora de comunicación. Ahora sigue allí, aunque se desconoce exactamente cuál es su función, como la del otro ex director de comunicación, Pere Llansá, que sigue en el organigrama con un cometido poco o nada claro. 



De cualquier forma, es tradición en el Grupo Godó llevarse bien con el poder, por lo que no seria de extrañar que las relaciones entre el holding mediático y Laporta se suavizaran en el caso de que éste volviera a tomar el mando del club. Algunos "sacrificios" serían inevitables, pero las aguas podrían volver a su cauce. Y con la prensa a favor,  Laporta se aprestaría a vivir un plácido mandato apoyándose en los "intocables" Johan Cruyff y Pep Guardiola. Todo volvería a ser como antes, cuando la anestesia generalizada de los medios pasaba por alto sus chanchullos con la dictadura de Uzbekistán, sus novias colocadas en el club, el cuñado franquista, las fiestas y comilonas o los turbios asuntos de espionaje indiscriminado. Todo es mucho más fácil con los medios de comunicación a favor. Y en eso está.

 

 

Deja tu Comentario