2015-03-26 15:03 FC Barcelona Por: Administrador

Desmontando el mito Cruyff (lo que nadie explica) Cap. IV



Su versión política

Johan Cruyff se atrevía incluso con los políticos catalanes, a los que puso a caldo en su columna de La Vanguardia. “Pasadas las elecciones, ningún partido habla de deporte”, decía, y criticaba la nula presencia que había tenido el deporte en los programas y debates electorales de las últimas elecciones al Parlament. "Si vives en la Diagonal de Barcelona, ¿adónde vas a ir a jugar si no es que tus padres se preocupen de llevarte a un centro deportivo? Ningún partido político ataca este problema usando el deporte como argumento destacado en sus programas electorales. Es más, sinceramente, desconozco el peso que tiene la Secretaría General del Esport, en el caso del Gobierno catalán, y los medios con que cuenta. Me imagino que la partida económica que mueve debe ser ridícula, pero más allá del dinero están las líneas maestras de actuación para utilizar el deporte en beneficio no sólo del individuo sino de la propia sociedad". Cualquier directivo estaba condenado a no tener ni idea de fútbol y estaba absolutamente desautorizado para opinar en materia de fichajes. Ni siquiera estaba capacitado para escribir un libro si no llevaba 30 años metido en el negocio del fútbol. Cruyff, en cambio, podía dar lecciones magistrales de lo que fuera y a quien fuera. No es que no pudiera opinar de lo que le dé la gana –de política, por ejemplo-, lo que resulta chocante es que él pudiera sentar cátedra sobre lo que le apeteciera, y los demás, en cambio, estuvieran condenados por su dedo acusador a esconder su ignorancia detrás del silencio. El tiempo puso a cada uno en su sitio. Apenas un par de años más tarde sabríamos de una nueva ocupación de El Maestro en España relacionada casualmente con la construcción de campos de fútbol urbanos. Siempre había algún interés detrás de las opiniones de Cruyff. Nada era casual.

“La sorpresa hubiera sido ganar el Mundialito”

El 18 de diciembre de 2006 Johan Cruyff ponía paños calientes al fracaso del Barça en el Mundialito de Clubs celebrado en Japón asegurando que "la sorpresa hubiera sido ganar la final del Mundial de Clubs, ya que esta competición está hecha para que la ganen los sudamericanos". Pues nada, ante tanta fatalidad, no quedaba otra solución que resignarse y aceptar sin rechistar la suerte que el destino le tenga deparada al Barça. Y añadía que "el viaje y la aclimatación al cambio de horario suponen un lastre tremendo". Por eso había conquistado el título recientemente el Real Madrid y lo ganarían posteriormente el Milan y el Manchester United y el propio Barça… ¡Con cambio horario incluido!  

Macri y Patsy

Mundo Deportivo informaba el 21 de diciembre de 2006 que “Mauricio Macri desvela que se reunió con Joan Patsy (…) El presidente de Boca se refirió al ex periodista como asesor del equipo de Cruyff”. Y explicaba la información: “El vínculo entre el FC Barcelona y Boca Juniors parece cada vez más estrecho, así como la identificación que se hace en Argentina del club azulgrana y el entorno de Johan Cruyff. El ex periodista Joan Patsy, amigo del holandés, admitió el pasado martes por la noche, en el programa 'El Mirador', de 'Punto Radio', que se ha reunido recientemente con Mauricio Macri, presidente de Boca Juniors. De acuerdo con fuentes del club barcelonista, la próxima temporada puede haber incorporaciones de jugadores procedentes del club bonaerense. Preguntado el presidente de Boca Juniors en el programa 'El Mirador' sobre si se había reunido con alguien del Barça, respondió que se había visto con “uno del equipo de Cruyff, con uno de sus asesores”. Patsy, en el mismo programa, afirmó que “hablamos en general, de cómo está el equipo, cosas de fútbol”. Y admitió que se había tocado el 'tema Gago': “Me dijo que era muy difícil que fichase por el Real Madrid. Tienen una oferta mejor que la del Madrid y no es la del Barça”. Naturalmente, Gago fichó por el Real Madrid, que presentó la mejor oferta. Sobre el particular, Mundo Deportivo añadía: “En los últimos años a Patsy se le ha vinculado con operaciones de fichajes en Argentina. El ex periodista incluso cobró una cantidad por unas gestiones realizadas en la etapa presidencial de Joan Gaspart. Es la primera vez, sin embargo, que un dirigente argentino admite reuniones con Patsy, el asesor del equipo de Cruyff, en representación del Barça. Tanto Patsy como Johan han negado reiteradamente su vinculación con las operaciones de fichajes azulgrana. Al día siguiente, el 22 de diciembre d 2006, Mundo Deportivo descubría que “Mauricio Macri y Joan Patsy hablaron de Rodrigo Palacio, la apuesta para la temporada 2007-08”. La apuesta no llegó a culminarse. Palacio, relacionado con el Barça, estaba valorado en 25 millones. Finalmente fichó por el Genoa por 5 millones de euros. El negocio no salió bien.

Van_Bommel_Barca_Pokal_2006-1

Van Bommel, castigado

El 16 de enero de 2007 podía leerse en Sport: “Van Bommel no se lleva bien con Van Basten (…) El ex del Barça, ahora en el Bayern, ha dado una entrevista en la que confirma que no volverá a jugar con Holanda mientras Marco van Basten sea el seleccionador. Los compañeros alemanes le comentaron a Van Bommel cuál sería su reacción si Van Basten llegase, como se dice, a entrenar al Bayern. La respuesta del jugador fue tajante: “Yo mismo me incluiría en la lista de transferibles”. Sus pésimas relaciones con Van Basten, otro de los discípulos aventajados y protegidos de Johan Cruyff, vienen a explicar por qué duró tan poco Mark Van Bommel vestido de azulgrana.  

Con Laporta en el stand de Israel

El 1 de febrero de 2007, Joan Maria Batlle, director adjunto de Sport, se preguntaba qué pintaban Johan Cruyff y su amigo Joan Laporta en el stand de Israel de la Feria de Turismo de Madrid: “Como el partido ante el Zaragoza era a las diez de la noche, el presidente del Barça tuvo tiempo para darse, durante el día, una vuelta por Madrid. Fue acompañado de Johan Cruyff, invitados ambos por el Ministerio de Turismo de Israel, que así dio más relumbrón al stand que han instalado en la Feria de Turismo de Madrid. Nos podríamos preguntar qué pinta el Barça en el stand de Israel, pero esta vez la anécdota es un desliz que otorga a Cruyff un cargo en el Barça que merece mayor atención. En efecto, el comunicado oficial del Ministerio de Interior de Israel con el que se anunciaba la presencia de los embajadores barcelonistas en su stand, presentaba a Johan como director técnico, ya no del Barça, sino del propio Laporta. Transcribimos textualmente:El acto inaugural contará con la presencia del Presidente del F.C. Barcelona, Joan Laporta, y de su Director Técnico, Johan Cruyff. Bien, parece que ésta es la imagen que transmite la estructura directiva y técnica del Barcelona a miles de kilómetros de distancia y a aquellos que no tienen la obligación de conocer los entresijos del club barcelonista, como es el caso del funcionario israelí de turno. Y como, cada vez más, las cosas no son como son sino como parecen, está claro que la influencia de Cruyff en este Barça está lo suficientemente instalada en el ambiente como para inducir a equívocos (…) No es tan descabellado pensar que en Israel entiendan que es el Director Técnico. Incluso puede que no haya que irse tan lejos para encontrar aficionados que así lo crean. Sabe mal por Txiki, pero ver a Johan y a Laporta tan unidos tiene estas cosas.”

 

El genio se lleva la contraria a sí mismo

Escribía en La Vanguardia el 12 de febrero de 2007: "El fútbol son ciclos. Y cada ciclo, de tres o cuatro años. Difícilmente más. Esa fecha de caducidad incluye también a las plantillas que rinden y obtienen premios. Lo sé porque yo dirigí a una de esas plantillas. Si llegar es difícil, mantenerte lo es todavía más... El Barça actual ha llegado a ese punto en el que tras cuatro años, tras construir un equipo de la nada, ha de decidir hacia dónde va". Suerte que eso lo dijo él, porque si a estas alturas de la temporada, con todo en juego, se le ocurre a Sandro Rosell o a cualquier periodista poner en duda el futuro de esa plantilla, seguro que Laporta y su aparato de propaganda les hubieran saltado a la yugular. Pero no había problema. Entendía El Maestro que aquel equipo se había construido sobre la nada. La nada eran Valdés, Puyol, Xavi , Iniesta, Motta, Messi, Márquez, Ronaldinho, Deco, Eto´o… Una opinión muy respetable, como todas las suyas. 15 días después Cruyff se contradecía y escribía todo lo contrario: "Si yo fuera un futbolista del actual equipo del FC Barcelona me rebelaría ante los que aseguran que esta plantilla ha llegado al final de su ciclo. Y sólo puedo hacerlo si me mantengo en la lucha por los premios, es decir, dando más de lo que estaba dando. Si no lo consigo, sé que los técnicos tendrán vía libre para cambiar la plantilla a su antojo". ¿Quiénes serían esos –tercera persona del plural- que aseguraban que esta plantilla había llegado al final de su ciclo? Algún malvado, seguro. ¿Es posible que El Maestro olvidara en 15 días lo que había escrito en La Vanguardia? Parece que sí. Lo cierto es que su nivel de coherencia no quedaba bien parado con esta nueva y absurda contradicción.  

Amenaza de plante

El 12 de marzo de 2007 Johan Cruyff explicaba en su artículo de La Vanguardia por qué faltó a su cita semanal con los lectores la semana anterior: “No quiero convencer a nadie. Pero no se puede cortar una frase y hacer la interpretación que se quiera. No se debe ir más allá de lo que está escrito porque no hay más. Y si la mala interpretación y la falta de respeto llega desde un comentario de profesionales próximos a donde yo escribo entonces debo parar como hice el pasado lunes. He aceptado las disculpas. Vamos a intentarlo de nuevo. El fútbol no para”. O lo que sería lo mismo: “Vamos a intentarlo de nuevo. Si conseguimos silenciar a determinados profesionales de la comunicación cuyos criterios no coinciden con el mío, seguiré. De lo contrario, si no es posible que los periodistas del grupo que me paga premien con cerradas ovaciones mis artículos, me iré y me buscaré otro trabajo de periodista en donde se sometan mejor a mis criterios”. A Cruyff le sentó fatal que determinados informadores del Grupo Godó osaran cuestionar sus artículos. A fin de cuentas debía tenerles por compañeros compartiendo empresa y exigía en ellos la misma unanimidad favorable que había logrado Laporta en su junta.

Netherlands_Obit_Cruyff-0cd74_20160324135016-kkIG--911x683@MundoDeportivo-Web-Portada

No sabe cuántas copas de Europa ganó Beckenbauer

El 2 de abril de abril de 2007 Johan Cruyff asistió, vestido de etiqueta, a la entrega de los Premios Laureus, que ese año tuvo lugar en el Palau Sant Jordi de Barcelona. Le tocó subir al estrado para loar la figura de uno de los premiados, Franz Beckenbauer, su gran rival durante su etapa de jugador. Era tanto el conocimiento que Cruyff tenía del fútbol que al referirse al presidente del Bayern dijo en su discurso que había ganado como futbolista cuatro o cinco copas de Europa. El Maestro ignoraba lo que sucedió en su época de jugador y desconocía que el Bayern de Beckenbauer conquistó la copa de Europa en tres ocasiones. Ni cuatro ni cinco. Cualquier aficionado puede haber olvidado el dato, pero no un sabio de la materia y profesional de los medios de comunicación como Cruyff. Sólo fue una anécdota. No se trata de dramatizar sobre un lapsus mental de El Maestro, pero sí fue un detalle muy revelador. Para el gran Johan da igual que sean, tres, cuatro o cinco. ¡Qué más da! Basta con que lo diga él. ¿Le hubiera costado mucho prepararse su discurso para evitar caer en inexactitudes? Parece ser que sí. ¡Viva la improvisación!

Ahora le gusta el Chelsea

En febrero de 2005 había dicho del Chelsea de Mourinho: “No soporto este tipo de fútbol y no iré a verlo jugar porque me aburre soberanamente”. Dos años después, el 16 de abril de 2007, escribía en La Vanguardia: ¿Puestos a elegir un equipo de los tres ingleses? El Chelsea. En el fondo es el que más me gusta. ¿Por qué ganan tantos partidos en las segundas partes? Porque hasta que no ven las orejas al lobo no sacan lo mejor de sí mismos. Y cuando lo hacen, cuando van a por el partido, son capaces de comerse literalmente al que tengan por delante. Sea quien sea”. Rectificar es de sabios. Seguramente por eso rectificó Cruyff radicalmente su opinión sobre el Chelsea de Mourinho. Un día, blanco. Otro, negro. Es igual. Otra lección de coherencia. Ligando las dos frases separadas por dos años quedaría algo así: “no soporto el fútbol del equipo que más me gusta”. Contradictorio y absurdo. Muy de Cruyff.

“Cuando las cosas van mal, hay que unir”

Eran las consignas de El Maestro en la contraportada de La Vanguardia del 14 de mayo de 2007. Algo había que decir ante la confirmación de que la temporada iba a concluir con siniestro total. Johan Cruyff había perdido su antigua fogosidad y ya con 60 años no estaba para repartir palos. “Ahora no es el momento de quejarse. Señalar a éste y aquél, exigir que a este equipo le giren como a un calcetín de cara a la próxima temporada, hacerlo hoy, por más cabreo que haya por cómo se cayó en la Copa y como se ha perdido el liderato, es ser ventajista. Los palos, los ataques, cuando vas ganando y ves que algo pinta mal. Querer quemarlo todo ahora no me vale”. “Los que ahora salen con la antorcha en la mano se equivocan. Cuando las cosas van mal hay que unir. Atacar es lícito, faltaría más. Denunciar lo que no se está haciendo bien es positivo aunque en ocasiones pueda parecer lo contrario, pero cuando las cosas van mal hay que unir, no dividir. Ataca, denuncia cuando las cosas van más o menos bien. Intuye las orejas del lobo y no pegues un grito de terror cuando el lobo se te echa encima”. Cómo hubieran agradecido el difunto Bobby Robson y Louis Van Gaal que el contradictorio Cruyff hubiera echado mano de ese discurso cuando las cosas iban mal y ellos estaban en el banquillo. Pero eran otros tiempos y ya sabemos que Cruyff no andaba bien de memoria. Ya se sabe, lo que hoy es blanco mañana puede ser negro sin problemas. Siguiendo su propia teoría, Cruyff debería haber callado y unido cuando Van Gaal perdía y guardar su discurso crítico, por ejemplo, para el año del triplete de Guardiola. Era eso, ¿no? “Lo que necesita el equipo, el club, es apoyo incondicional. Crucificar a éste y a ése ahora que todavía resta un título en juego es un absurdo. ¿Se buscan culpables? Muy propio de aquí. Todos, unos más, otros menos, han cometido fallos. Jamás la culpa es de dos, tres o cuatro. Todo sería demasiado fácil y el fútbol dejaría de ser fútbol, y cuando hablo de culpables no me refiero sólo a los jugadores, de los que ya dije en su momento que eran inexpertos para manejar muchas situaciones nuevas para ellos. Esta temporada, acabe como acabe, es otra lección para aprender de cara al futuro. Y no hace falta que todo arda para darse cuenta”. Hablaba de no crucificar a nadie. Lo decía él, que se dedicó a masacrar a Ronaldinho desde el mismo momento en que se vistió de azulgrana… Y muy significativo lo de la lección que hay que aprender de cara al futuro. Ni su amigo Laporta ni sus enchufados Rijkaard y Txiki aprendieron nada de cara a la siguiente temporada, en la que se repitieron los mismos errores. Ni una crítica de Cruyff hacia ellos por no aprender la lección y suspender con un cero patatero el curso repetido. Y eso que ardió todo. Pero no se enteraron. Sus dos amigos se estaban dando un baño de autocomplacencia mirando el teletexto.

“Soy optimista, veo a este Barça campeón”

Y para probar su fe en lo que parecía imposible, el 29 de mayo analizaba el sprint final liguero de Barça y Real Madrid: “Prefiero jugármela con el Espanyol en casa a hacerlo fuera ante el Zaragoza”. Una vez más, volvía a equivocarse, no contaba con que la autogestión no servía ni para ganar al Espanyol en casa. Y para arreglarlo, en lugar de admitir el error de su predicción, se acordó de antiguas amenazas una vez consumado el fracaso: "Ahora nadie discutirá la renovación de la plantilla". Claro, él ya lo avisó. Avisó de que el Barça iba a ganar la Liga y avisó de que había que cargarse a muchos. Nunca se equivoca. "Se supone que, archisabidos los problemas y en qué se ha fallado, las decisiones se tomarán con una mejor perspectiva, porque siempre es más fácil de arreglar lo que tienes claro, ya que este año no hay título importante que lo enmascare. Ahora todo el mundo está de acuerdo en cambiar ciertas cosas para que no vuelvan a repetirse los fallos". Sus protegidos demostraron que desconocían los “archisabidos problemas” y “en qué se ha fallado”, porque no hicieron nada para buscar una solución, y eso que “siempre es más fácil arreglar lo que tienes claro”. Los que entienden de esto, o sea los profesionales, sus recomendados, demostraron no tenerlo nada claro y el Barça encadenó dos años en blanco por culpa de quien no supo buscar las soluciones que según Cruyff era “archisabidas”.

A favor del contrato largo de Henry

El 5 de julio Johan Cruyff ya se había olvidado del cambio de ciclo y de las revoluciones y daba su bendición a los nuevos fichajes, incluido el de Henry, que con casi 30 años firmaba por cuatro años, algo que nunca le había gustado hasta entonces, pero en este caso estaba dispuesto a hacer una excepción: “Cuando ves a un tipo como Henry y su forma de ser y ves que se ha cuidado mucho, la edad es relativa. Hay gente con 28 ó 29 años que no aguanta porque ha vivido de forma diferente a la de Henry”. Eso lo decía de un tipo que había ofrecido sus mejores años al Arsenal, que llegaba al Barça tarde y lesionado, con un contrato largo, con fijos elevados y sin ceder un solo euro de su imagen al club.

¡Viva la autogestión!

No contento con el resultado del trabajo de su protegido Txiki, quien admitió que no intervino durante la temporada porque mirando el teletexto siempre veía al Barça líder, Cruyff, el que hablaba de renovaciones y cambios de ciclo, aconsejaba más autogestión para el siguiente ejercicio, dejando la aplicación del código interno en manos de los propios jugadores: "Los capitanes deben aplicar el código interno y no el técnico". Era la mejor manera de exculpar en el futuro al presidente, al secretario técnico y al entrenador si volvían a repetirse los actos de indisciplina que tanto abundaron en la temporada 2006-07. “Los que normalmente manejan y controlan el sistema y el régimen interno son los capitanes y no el entrenador como la gente piensa equivocadamente. Una convivencia entre 30 ó 40 personas debe llevarla alguien de dentro del vestuario. No es el club ni el entrenador sino los capitanes y la propia plantilla. El club lo pone al servicio de los capitanes, quienes tienen la misión de controlarlo”. Mensaje recibido. Si el fracaso tenía continuidad, la culpa sería de los jugadores.

Cambia La Vanguardia por El Periódico

Las críticas de Mundo Deportivo y de 8TV, especialmente en los programas conducidos por Alfons Arús, habían incomodado a Johan Cruyff dentro del Grupo Godó. El final de sus colaboraciones con La Vanguardia estaba cantado. Y cuentan las malas lenguas que Joan Laporta se ocupó personalmente del trasvase consumando su venganza por la línea crítica con su gestión de los medios del grupo de La Vanguardia.

Opinando desde las Seychelles

En enero de 2008, Cruyff escribía o dictaba su artículo de El Periódico desde las islas Seychelles mientras jugaba a golf. Sin duda, el lugar ideal para profundizar sobre los males de un Barça que iba a la deriva por segundo año consecutivo.  

Laporta le ofrece el banquillo

Joan Laporta reconoció en octubre de 2008, en el programa de La 2 Club de Fútbol, que llegó a ofrecerle a Cruyff el banquillo del Camp Nou para relevar a Rijkaard en el tramo decisivo de la temporada anterior. Cruyff respondió que era mejor seguir con Rijkaard y así le fue al Barça. De cualquier forma, en el momento en que Cruyff recibió el ofrecimiento secreto se expresó así: "No estoy dispuesto a dirigir el equipo en lo que resta de temporada. Primero, porque tenemos un entrenador hasta el 2009. Y segundo, porque Rijkaard es mi amigo. Y a un amigo no se le hace todo lo que se ha dicho a sus espaldas. Es de mal gusto siquiera planteárselo”. El Maestro dudó, pues, del buen gusto de su amigo Jan que, como Rosell, también tenía su particular plan B. Antes que el Barça estaba el amigo… por si había alguna duda.

Un coche de Cruyff, multado

Lo desveló pelikano.es el 13 de febrero de 2008. El filántropo que tanto se preocupaba por los más desfavorecidos y los discapacitados con acciones solidarias a través de su fundación, era multado por aparcar su vehículo en una zona reservada a minusválidos y claramente señalizada como tal en la Avinguda Roma, entre las calles Casanova y Villarroel. Podía leerse en pelikano.es: “Siempre es mejor predicar con el ejemplo, en este caso el debido respeto a las normas de tráfico, especialmente con la señalización que favorece la integración y la vida de las personas minusválidas”. BARCELONA 21/5/1992 NUÑEZ Y CRUYFF CON LA COPA DE EUROPA EN EL AEROPUERTO FOTO JORDI COTRINA NEG 72164 DEPORTES FUTBOL

Con Núñez era más fácil trabajar

El 18 de febrero de 2008 le dijo a Xavi Torres en Gol a Gol, de TV3, que “la culpa de lo que le pasa a Ronaldinho es suya y de la gente que le rodea”. Y preguntado sobre cómo hubiera actuado él como entrenador ante un caso como el del brasileño, respondió: “Mí época era hace diez años y las cosas han cambiado mucho. Entonces todo era más fácil porque yo era el único que decidía, todo pasaba por mí. Ahora hay mucha gente que influye y que se mete dentro. La comunicación es importante, y ahora no es fácil con tantos intermediarios”. Curioso, con lo mal que se hacían las cosas en la época de Núñez, resulta que el entrenador lo tenía más fácil. Y ahora que la estructura de funcionamiento del club la había montado él y ya no molestaba Sandro Rosell, nadie era capaz de solucionar un problema tan claro como el de Ronaldinho. Sobre el descontrol del vestuario aseguraba: “Esto ha sido culpa de todos. Si hay uno que decide, todo es más fácil de controlar”. ¿Y por qué no había uno que decidiera dentro de una estructura tan bien pensada? Y otra sentencia con gran valor filosófico, como todas las suyas: “Si a falta de tres meses estás vivo en las tres competiciones es que las cosas las has hecho bien”. Tan bien que el Barça, por segundo año consecutivo, acabó la temporada en blanco. ¡Menuda perogrullada! Estar vivo en las tres competiciones en febrero y muerto en todas en abril no significaba que las cosas se hubieran hecho bien. En El Rondo de 8 TV le respondieron Miguel Rico (“el entorno es Johan Cruyff y está haciendo lo que no le gustaba que hicieran cuando él era entrenador"), Alfredo Martínez (“Cruyff es el peor entorno del Barça") y Cristina Cubero ("Cuando Johan dijo que Ronaldinho no era nadie antes de llegar al Barça no se acuerda de que ya era campeón del mundo, algo que él nunca fue").

No le convence el organigrama

Lo anunciaba Toni Frieros en Sport el 23 de febrero de 2008. “Johan cree que hay un cargo duplicado; el de Txiki Begiristain y Marc Ingla”. Asunto resuelto. Unos pocos meses después Ingla desaparecería del escenario blaugrana. Según la información, lo que Cruyff quería es que Txiki ocupara directamente la vicepresidencia deportiva. Sería por eso, entonces, que el Barça encadenó dos años en blanco.

Ficha por el Ajax

Lo explicaba Lluís Mascaró en Sport: “Johan Cruyff será el encargado de diseñar el futuro técnico y deportivo del Ajax y la primera decisión que puede tomar en las próximas semanas es el fichaje de Marco Van Basten como nuevo entrenador. El ‘grupo de notables’ del club holandés, que tiene una influencia decisiva en la estructura directiva, se reunió el martes por la noche con el ex entrenador del Barça para pedirle que ayudara al Ajax a salir de la crisis que está viviendo en estos momentos, tras cuatro temporadas sin títulos. Cruyff aceptó el encargo con dos condiciones: mantener su total independencia y no atarse con ninguna relación contractual. Es decir, ejercer de asesor externo pero con poder total para definir el proyecto deportivo”. Pluriempleo: asesor en el Barça, asesor en el Ajax.

Duró 16 días

Por lo visto, en Ámsterdam no le hacían el mismo caso que el que le había demostrado siempre Laporta en el Barça, así que dimitió a las dos semanas de ser nombrado asesor del Ajax. Al parecer, habían surgido “divergencias profesionales” entre Cruyff y los dirigentes del Ajax. ¡Qué raro! Él decidió la contratación de Marco Van Basten, pero sucedió que no le aceptaron su candidato para dirigir el fútbol base. Vamos, que no tragaron con el Alexanko de turno sugerido. Edwin Winkels, en El Periódico, ampliaba detalles: habían surgido diferencias con Van Basten, quien al parecer no estaba dispuesto a ejercer el papel que Rijkaard desempeñaba en el Barça, sometido a El Maestro. “Mientras que Cruyff proponía un profundo cambio en el fútbol base, con la destitución de sus actuales responsables, Van Basten prefiere mantener el esquema igual”. "

"Ronaldinho nunca ha sido santo de su devoción"

Lo decía Rexach en Mundo Deportivo el 24 de marzo de 2008: "Las declaraciones de Cruyff antes del partido del Valladolid no me sorprendieron nada. Aunque no dio nombres, se le entendió perfectamente el destinatario. Sus ataques iban dirigidos a Ronaldinho, un jugador que nunca ha sido santo de su devoción. Johan ya fue partidario de la triple A (Ayala, Albelda y Aimar) antes que del Gaúcho y luego le restó mérito al ganar el Balón de Oro". Eso lo decía Charly Rexach, que por esas fechas presentaba su libro “Ara parlo jo” fuera de las instalaciones del club y sin la presencia de la cúpula directiva de la entidad. Un hombre que le había dedicado 30 años de su vida al Barça no merecía el menor aprecio de un presidente que para estas y otras cosas había hecho del sectarismo su bandera.

Ronaldinho no es peor que Cruyff

La frase, publicada en Mundo Deportivo referida a Cruyff, era de Migueli, otro mito viviente de la historia del club, que titulaba su artículo con un rotundo "No quiero hablar más de 'dios' (…) Deja al barcelonismo en paz porque tú ya has demostrado que tu barcelonismo es sólo de bolsillo. Pregúntale a cualquier seguidor qué es el barcelonismo y te lo definirá a la perfección: barcelonismo es, además, sentimiento, y tú, de sentimientos, no sabes nada". Migueli le acusaba de "oportunista y demagogo (…) Sólo espero que no te sigan escuchando mucho tiempo en el club y hagan como el Ajax. Allí se han dado cuenta de tus historias y te han recordado que, además de ti, hay quien sabe algo de fútbol. No serán tan geniales como tú, pero también saben salir del atolladero (…) No sé hasta qué punto has sido la pieza fundamental para cargaros a Ronaldinho. Lo que sí sé es que si un jugador dice que tiene molestias seguro que las tiene". Y acababa Migueli acordándose de Núñez: “Él sabe, como todos quienes estábamos allí, cómo era 'El Flaco' en su etapa de jugador y como técnico. ¿Nos hemos olvidado de sus ausencias en los entrenamientos para ir a grabar anuncios a Andorra? ¿Era un 'santo' Johan? Núñez lo sabe y podría escribir varios libros”.

Piden la intervención de los directivos

El uno de abril de 2008 Xavi Torres se atrevía a llevarle la contraria a El Maestro en su artículo publicado por Sport: “Aunque la teoría sea muy bonita, esta junta habrá aprendido que los directivos también deben meterse en el fútbol. Porque el desgobierno ha llevado a la muerte en dos años un proyecto que se preveía legendario”. Eso le pasó a Laporta por hacerle caso a su cliente eliminando a los directivos con criterio y dejando al primer equipo en manos de dos buenas personas dependientes en exceso de la inspiración divina.

De Ronaldinho a Cruyff

Sobre Ronaldinho dijo el gran Johan en Catalunya Radio: "Para ser uno de los mejores tienes que estar al 100% y, si hay problemas, tienes que buscar una solución". Incongruente, una vez más. El hombre que llegó al Barça en 1973 como mejor futbolista del mundo y que durante cuatro de los cinco años que vistió de azulgrana rindió como un futbolista vulgar a precio de número un0, exigía a Ronaldinho estar al cien por cien siempre. Y lo decía él, que siendo el mejor se dedicaba a lanzar saques de banda mientras el Barça perdía lastimosamente en la mayoría de desplazamientos por 1-0. ¿Qué solución se buscó para sí mismo? ¿Qué hizo para devolverle al club algo de lo mucho que recibió? Nada.

Deja tu Comentario