2015-02-23 17:02 Real Madrid Por: Administrador

Jordi Alba demuestra los "valors" del Barça a patadas



Sergio Marco

Lo de los "valors" en el Barça sirve de adorno, para hacer bonito. Pero estas cosas no son para presumir, sino para predicar con el ejemplo. Y Jordi Alba no lo hace. Ya amenazó a un periodista con arrancarle la cabeza, señaló al público del Bernabéu con el dedo índice hacia arriba mientras celebraba un gol del Barça y ha protagonizado algún que otro incidente más que no le deja precisamente en buen lugar.



Ante el Málaga, golpeó a un rival y, una vez en el suelo, con la cobardía que caracteriza a quien ataca por la espalda, le dio dos patadas, una y dos, al jugador malaguista. Y luego se hizo la víctima cuando el árbitro le enseñó la tarjeta amarilla, que debió ser roja. "Yo no he hecho nada". Sus luces no dan para saber que le están filmando 15 cámaras colocadas de forma estratégica de modo que todo lo que sucede en el campo queda registrado. Luego, en la zona mixta, insistió en que no había hecho nada. Cosas del fútbol. Seguramente por eso, en privado, sí acudió al vestuario rival para pedir disculpas al jugador agredido. ¿No quedamos en que no había hecho nada?

A Jordi Alba le perdonaron la roja y aún tuvo el santo morro de protestar. Son muy finos en el Barça. Nunca emplean la violencia. Valors, ¿verdad, señor Jordi Alba? Si eso mismo lo llega a hacer Pepe ya estarían pidiendo para él cadena perpetua en Barcelona, como cuando se atrevió a golpeae con su rostro la planta de la bota de Busquets. ¡Qué mala idea!


Deja tu Comentario