2015-03-28 18:03 FC Barcelona Por: Administrador

Josep Pedrerol: el rey de los palmeros, contra los palmeros



Joan Tubau

Josep Pedrerol puede presumir de muchas cosas. Una de ellas que los hooligans, también llamados energúmenos por la misma prensa madridista, que insultaron e intentaron agredir a los jugadores del Real Madrid en Valdebebas por la humillación sufrida en Barcelona que les pone a cuatro puntos del líder de la Liga, elijan sus programas para expresarse. Un éxito sin precedentes. Pedrerol y sus programas son el vehículo de expresión de los más radicales. Y ahí da cobijo a internautas famosos por su capacidad para insultar al Barça y a Messi y a invitados que envían a las mujeres a lavar platos. Es un honor como otro cualquiera del que puede presumir y presume Josep Pedrerol, el mismo que considera exclusiva ponerle el micrófono en la boca a alguien sin obtener respuesta.También puede presumir y presume de liderar una campaña tendenciosa y nauseabunda contra dos jugadores del Real Madrid que no le ríen las gracias -tampoco se las ríe Cristiano Ronaldo, pero ante él babea porque lo pone el guión-, y de abanderar la cruzada contra el infiel que representa el Barcelona y todo lo que cuelga de él. Y también, por qué no decirlo, puede presumir de ser el periodista que mejor maquilla a Florentino Pérez.Qué guapo sale siempre en sus programas.

Y como fundamentalista radical de perecismo, a Josep Pedrerol le sienta a cuerno quemado cualquier discurso que no coincida con el suyo, el de Pérez. Y ahora le ha dado por llamar palmeros a sus compañeros (?) de profesión catalanes. ¿Por qué? Porque no recitan al pie de la letra el discurso que ha dictado Pérez y que tan bien saben repetir en Madrid, en donde la prensa no es pelota. Es simplemente vasalla y se expresa en función de los deseos de la voz de su amo.



Quizá por eso, porque Josep Pedrerol tiene asumido e interiorizado el concepto del palmerismo, acusa a la prensa catalana de palmera por no sumarse a la campaña que desde Madrid se ha organizado contra el Barça aprovechando cualquier excusa. El fichaje de Neymar, por ejemplo. Florentino Pérez no lo consiguió y se sintió rechazado. Y eso no lo perdona, por eso envía a la guerra a sus peones rabiosos, para que hagan ruido. El mismo ruido que no han hecho  para preguntarse qué papel ha tenido el presidente del Real Madrid en el caos en que está sumido su club. Y es que los palmeros están para eso. Para tener anestesiado al pueblo con Casillas y Sergio Ramos. Mientras se entretienen con ellos, nadie apunta más alto. El aparato de propaganda funciona.

¿Qué sería de Pérez sin su ejercito fiel y babeante de palmeros?

 




Deja tu Comentario