2015-11-02 17:11 FC Barcelona Por: Administrador

Josep Pedrerol lo está pasando mal con Mourinho



Fede Peris

Le ha sabido mal a Josep Pedrerol que Jorge Valdano se haya despachado a gusto contra Jose Mourinho ahora que su resultadismo no funciona y que sin resultados se haya quedado desnudo y sin argumentos. "Es un entrenador normal. Si no ganas dejas de ser un entrenador especial", ha dicho Valdano sobre "The Special One". Y Pedrerol, molesto, ha justificado las duras palabras de Valdano con su técnico admirado porque le echaron del Madrid por enfrentarse a Mourinho.



Es lo que tiene sacar pecho en la victoria, que luego llegan las derrotas y te dejan con el culo al aire. Es lo que le ha pasado a Josep Pedrerol, defensor a ultranza de Mourinho. Lo defendió con tanto ahínco como masacró con crueldad a Casillas y Sergio Ramos por no ser santos de la devoción del técnico admirado, el técnico que, a diferencia de otros, sí le concedía entrevistas y hasta le saludaba.

Pero Mourinho no tiene en Londres Pedreroles que le defiendan. Periodistas capaces de justificar una agresión por la espalda a un colega y de llamar defensa del Real Madrid y sinceridad a lo que no era más que mala educación, grosería, crispación y pésimos modos. Apostaron por ese estilo, el de "tu dedo nos enseña el camino" y el castillo de naipes se derrumba. Josep Pedrerol y la corte de seguidores de Mourinho han descubierto que su técnico admirado no tiene una varita mágica, que no es como Florentino Pérez, un ser superior, y que de la misma forma que perdió más que ganó en el Real Madrid, su trayectoria en el Chelsea mantiene la misma dinámica y está al borde del cese.

La chulería se puede tolerar cuando llegan los triunfos. Entonces podemos hablar de genialidad en lugar de grosería. Pero cuando las derrotas se acumulan, la chulería sólo es la definición para alguien que emplea métodos barriobajeros para hacerse notar. Y hace falta algo más que chulería para mantenerse arriba.



Mourinho, un perdedor nato en los últimos cinco años, empieza ya a formar parte de los libros de historia del fútbol. Si lo que tiene que enseñarnos es eso, su estilo, no lo queremos aprender. Y cuanto más lejos, mejor. Bastante daño hizo ya al fútbol español.


Deja tu Comentario