2015-02-23 21:02 FC Barcelona Por: Administrador

Josep Pedrerol no le consiente a Alba lo que hace Cristiano



Fede Peris

Jordi Alba no se llama Cristiano Ronaldo. Por eso ha caído sobre él la furia implacable de Josep Pedrerol por su acción, censurable contra un jugador del Málaga. Vaya por delante que Alba mereció la roja por emplearse de forma violenta contra un futbolista del Málaga. Pero lo curioso de la situación es que, de la misma manera que el comportamiento de Jordi Alba no merece paños calientes, cuando acciones parecidas las protagoniza Cristiano Ronaldo, patadones, puñetazos, gestos, protestas intimidatorias al árbitro... resulta que el pobre está en su derecho porque le pegan mucho y necesita desfogarse.



El tratamiento que le dio Josep Pedrerol a la expulsión de Cristiano Ronaldo en Córdoba merece ser enmarcado como tesis doctoral de la manipulación informativa. El agresor se convirtió en víctima y la conclusión fue que Cristiano Ronaldo es humano y como tal tiene derecho a reaccionar. Puñetazos, patadas, gestos, protestas... Así se disfraza la realidad en Madrid cuando se trata de proteger a quien Florentino Pérez quiere proteger. Y no se trata ahora de proteger a Jordi Alba por una acción que no tiene perdón, aunque el interesado haya perdonado, sino de poner de manifiesto la capacidad que tienen los medios fieles a Pérez para utilizar el doble rasero según los intereses que les vayan en la feria.

"Patadas de quien no sabe perder. Los árbitros deben despertar.  Que se dejen de tonterías". "Hacen falta árbitros valientes y con personalidad. Que no permitan que Alba se pase de listo". "Esto es una vergüenza. Alba le grita al árbitro a dos metros de su cara el árbitro mira para otro lado". Todo esto que ha dicho hoy Pedrerol tendría valor y merecería ser tomado en serio si cuando es Cristiano quien se hace merecedor a este tipo de sentencias el presentador fuera capaz de argumentarlas con la misma convicción. Mientras Pedrerol sólo dispare hacia un lado, sus palabras sólo serán huecas. Intoxicación pura. Cristiano Ronaldo le da en cada partido diez motivos para exigir a los árbitros que sean valientes y no se dejen intimidar. Pero cuando está la vedette portuguesa por medio, los amigos de Pérez acostumbran a mirar a otro lado.

Y a cambio no les habla.




Deja tu Comentario