2015-04-22 15:04 FC Barcelona Por: Administrador

Josep Pedrerol queda retratado en su programa



Fede Peris

Si Guardiola pierde en Oporto por 3-1, paren máquinas, es el notición del año y hay que abrir el programa con eso. Y dejar bien claro que Guardiola es un fracasado. Hoy se ha tenido que envainar los fuegos artificiales de hace apenas una semana. Y es que, después del 6-1 de anoche en el Allianz Arena, el Bayern ya está en semifinales de la Champions League, ese nivel que alcanzó Mourinho en el Real Madrid y que le sirvió para presumir de títulos: tres semifinales.



Mourinho, el amado Mourinho en los programas de Pedrerol, no está ya en la Champions League. Le eliminó ese equipillo que, según se ha podido oir en sus programas, no daba la talla para enfrentarse al Barça. Y eso le duele a Josep Pedrerol. Por eso, si la semana pasada la derrota de Guardiola abría su programa, hoy casi, casi lo cerraba. Ese tipo de noticias, positivas, no le interesan si no están referidas al Real Madrid.

Y hoy Pedrerol ha vuelto a competir con Real Madrid TV por alcanzar el grado máximo de madridismo radical en sus informaciones. Se entiende que se quede lejos de las audiencias de los Manolos. Él mismo, con sus informaciones sectarias, limita sus espectadores a los que sólo tengan la mente en blanco y estén dispuestos a dejarse anestesiar con sus bravatas promadridistas y antibarcelonistas.

Lógicamente, la exhibición del Barça de anoche se la ha ventilado en un pim, pam. Muy bien Iniesta, los dos goles de Neymar y los incidentes en los accesos al Camp Nou. Eso sí que le interesa. Y lo de siempre, palos a Casillas. Dice que se siente perseguido. ¿Por quién? Pedrerol escurre el bulto. En un vídeo sobre su misterioso mensaje de Instagram, en el que decía que alguien está obsesionado con él,  se ha podido oír: "destinado a aquellos que le acusan de todo". Tercera persona del plural. Y, por supuesto, no se dan por aludidos, aunque la obsesión les lleve a tratar la noticia con imágenes de fallos y más fallos del portero madridista. Ellos sabrán el por qué de esta obsesión con un símbolo del Real Madrid. Pero seguro que hay una explicación, y nada inocente.



Lo de Guardiola, sin embargo, le ha dado mucha rabia a Pedrerol. No ha podido ocultarlo. Ha visto a un Oporto "asustadizo" y a un entrenador rival "miedoso". Es el recurso que utiliza Pedrerol para las victorias de los "enemigos". Cuando el que golea es el Real Madrid, gloria bendita. Impagable su final deseando un emparejamiento Barça-Bayern para ver a Guardiola en el banquillo rival del Camp Nou. Es el morbo que a él le gusta. Un duelo entre hermanos en el que todos salgan lastimados. Lo debe echar de menos en el Barça después de años metido en guerras civiles contra los antimourinhistas y los procasillistas y prosergioramistas.

Es su estilo. Muy respetable, por supuesto.


Deja tu Comentario