2015-07-03 15:07 FC Barcelona Por: Administrador

Josep Pedrerol se pasa de la raya contra el Barça



Pedro Riaño

9 jugadores más. 263 partidos más y 18.788 minutos más de juego.  Esa es la diferencia entre el uso y disfrute que el Real Madrid en blanco ha hecho de La Fábrica y los jugadores de su cantera en el primer equipo y el resultado de la contribución de La Masía al Barça del triplete. Paliza soberana del Barcelona al Real Madrid. Casi el triple de canteranos en su plantilla. Por cada partido que ha jugado un canterano en el Real Madrid en el Barça han jugado tres. Por cada minuto que ha disputado en el primer equipo del Real Madrid un jugador de su cantera, en el Barça han jugado 2,5.



Y tienen más mérito los resultados de la cantera en el Barcelona porque han llegado en una temporada triunfal en la que los cracks de dealnte han tenido un protagonismo especial. Es cierto que han bajado las cifras respecto a años anteriores. Tan sencillo de entender como que han desaparecido Valdés, Puyol o Cesc Fàbregas. Pero aún así, a pesar de que el Barcelona ha utlizado la cartera para fichar bien y obtener resultados inmediatos, no ha dado la espalda a su cantera, que ha seguido teniendo protagonismo en el Barça del segundo triplete de la historia.

Josep Pedrerol tiene problemas de asimilación digestiva

Estos datos, sin embargo, no sirven en Madrid. Josep Pedrerol, afectado en la zona intestinal por la sucesión de éxitos del Barça esta temporada, ha querido retorcer la realidad presentando a su audiencia, cada vez más madridista y menos de todo lo demás, una realidad absolutamente sectaria, manipulada y falsa. Se trata de intoxicar al personal con retratos distorsionados de la realidad que sirvan, como mal menor, para recordar al madridismo que, aunque su equipo haya hecho el ridículo quedando en blanco por sexto año en los doce de mandato de Florentino Pérez, y aunque el Barça lo haya ganado todo, el Real Madrid no sólo no está mal, sino que el Barça está mucho peor. Ese es el primer mandamiento informativo de Josep Pedrerol.



Y así, mentira a mentira, retorciendo la realidad hasta hacerla irreconocible, puede Pedrerol servir a sus intereses pintando un mundo idílico de color de blanco y un auténtico infierno de color blaugrana. Hoy, por ejemplo, Messi hace los cambios en la selección de Argentina, Cristiano Ronaldo es muy majo porque hace caso a un chaval que fue víctima del tsunami, Llull es muy madridista porque no se quiere ir a la NBA a perder dinero y el plato fuerte: el Barça da la espalda a la cantera para echar mano de la cartera. Con editorial incluida.

¿Debe pedir perdón el Barça por fichar bien?

Parece ser que el Barça debe de pedir perdón por haber fichado bien. Por tener a Neymar y Suárez flanquando a Messi, en lugar de tener a Bale y Benzema, por haber acertado descartando a Kroos para fichar a Rakitic o por haber encontrado en Bravo y Ter Stegen el recambio ideal en la portería para que nadie se acuerde ya de Víctor Valdés. Si los fichajes hubieran fracasado, Josep Pedrerol hablaría ahora del mal ojo con las incorporaciones y recordaría que es una vergüenza que en un club del presupuesto del Barça deban ser los canteranos los que saquen las castañas del fuego. La botella, tratándose del Barça, siempre está medio vacía para Pedrerol. La media llena es la del Madrid. Por definición y punto pelota.

Y como los fichajes han triunfado, sólo le resta a Pedreroñ preguntarse quién es Douglas y mirar hacia otro lado. La cantera, por ejemplo.  Es cierto que las nuevas incorporaciones han restado minutos a jugadores de la cantera. Es cierto que con Tito Vilanova el Barça llegó a jugar con once canteranos un partido oficial de Liga. Pero los tiempos han cambiado, la cantera no ofrece los diamantes que aportaba en el pasado -con Laporta el filial bajó a Tercera y con Bartomeu a Segunda B-, pero aún así las alineaciones de Luis Enrique se han confeccionado con medio equipo, más o menos, de la cantera.

¿Y si la caverna se preocupara de la cantera del Real Madrid?

Y sorprende que en Madrid Josep Pedrerol esté tan preocupado por la cantera del Barça, y que recurra a Cruyff para hablar del desastre de La Masía y, si hace falta, a su candidato favorito, Joan Laporta. Si a Pedrerol le simpatiza Laporta, el gran amigo de los cabecillas de la caverna, es, seguro, porque es el candidato que a Florentino Pérez le gustaría que saliera. Mejor haría, si le dejan, en preocuparse de la cantera del Real Madrid. Ahí sí que tienen un problemón. Se ocupan y preocupan mucho de barrer en la casa del vecino cuando tienen la suya patas arriba. Y es que aunque Pedrerol no se entere, porque ande muy preocupado con su periodismo de investigación sobre las catástrofes del Barça ahí, muy cerquita de donde está él, tiene el argumento para escribir una novela negra sobre el matrato de una cantera que fue histórica en su momento. Anda Pedrerol tan atareado husmeando en la mierda del Barça que no se entera de lo que tiene delante de sus narices.Y para hablar de desastres de la cantera del Real Madrid, que emnpiece por su amigo Mourinho, el exterminador, el enemigo número uno de la cantera y de todo lo que oliera a español en el Real Madrid. Pero no, Mourinho es amigo y hasta es capaz de concederle a Pedrerol alguna entrevista. Peloteo incondicional para él. Así funciona este negocio.

Lecciones de intoxicación

Por eso, mejor intoxicar con la mentira de la cantera del Barça antes que enseñar a su audiencia madridista la realidad de La Fábrica. Es cierto que el Barça B ha descendido a Segunda B. Tan cierto como que el Castilla ya estaba allí y no ha sido capaz de subir con el gran Zidane en el banquillo. Bien haría en preguntarse Pedrerol porque hay tan pocos jugadores de la cantera en el Real Madrid y por qué juegan tan poco los que están. Pero no se lo preguntará. Su guión no se lo permite. Incienso para el Madrid y porquería contra el Barça. Y de ahí no puede salirse.

Pero ni las intoxicaciones de Pedrerol tratando de retorcer la realidad pueden ocultar la auténtica verdad que ofrecen los números de la temporada del Real Madrid y del Barcelona en el uso de sus canteranos. Palizón de títulos del Barça al Madrid este año y palizón también en el aprovechamiento de la cantera. Se mire como se mire, con distorsiones incluidas, no hay color. En todo caso sólo dos: e azul y el grana. Está bien lo de la crítica contra el Barça, pero no les iría mal a los cabecillas de la caverna blanca más rancia y casposa que de vez en cuando hicieran un poco de autocrítica con lo suyo, o sea el Real Madrid. Bueno, eso si pueden y les dejan. Que parece que no.


Deja tu Comentario